Capuchas, hiyabs, y los lazos humanos que nos unen

By Rebecca Tumposky
March, 2012

(Listado de otros artículos en español)

Las guerras y ocupaciones de Washington:
Resumen del mes #83/ 31 de marzo de 2012

Rebecca Tumposky  destaca la dinámica racista que delinea los eventos este mes pasado desde  Afganistán, Irak, Siria, y el conflicto israelí-palestino, a las calles de Sanford, Florida, y El Cajón, California.

Dieciséis civiles afganos masacrados en sus camas por un soldado estadounidense. Trayvon Martin asesinado por un auto-nombrado “vigilante del barrio”. Matan brutalmente en su casa en El Cajón, California, a  Shaima Al Awadi, una mujer con cinco hijos, inmigrante de Irak. Se vuelve viral el video de KONY con su mensaje de “La fuerza militar blanca y occidental salvará a todos”.

Este mes otra vez estuvieron en primera plana doméstica el racismo, la violencia y la guerra – tan arraigados en la sociedad estadounidense.

Y se han levantado voces de oposición. En todo el país y el mundo se escucharon llamados fuertes para poner fin de una vez al patrón de deshumanización racista. Desde la solidaridad del equipo Miami Heat con Trayvon al aumento de la oposición pública a la guerra en Afganistán, hay voces fuertes en contra de la injusticia y los asesinatos. Pierden fuerza los argumentos de los guerreristas, los que buscan chivos expiatorios y quieren revolver el miedo. La primavera nace con nuevas energías desde las raíces al movilizarse el 99% para cambiar la corriente y abrir nuevas posibilidades para una nueva forma de vivir.

SE DESHILA LA GUERRA DE WASHINGTON EN AFGHANISTAN

Un punto de enfoque para protestas es la guerra de Washington en Afganistán.

Este mes ocurrió uno de los incidentes más descarados de brutalidad hasta el momento – la masacre de 16 civiles (más de la mitad niños) a manos Sargento Robert Bales del ejército estadounidense, un soldado desplazado varias veces a la guerra que sufría del síndrome de estrés post traumático. Mientras los medios de comunicación occidentales respondieron con una abundancia de investigaciones a la vida de Bales – su estado mental, niñez, esposa, etcétera – apenas se mencionaron las historias y los nombres de las víctimas afganas.

La crudeza de la masacre de Bales  tomó primera plana, pero esta ocupación de hace 11 años ha estado repleta del asesinato de civiles afganos desde el principio. Las masacres como estas simplemente son el resultado inevitable de una ocupación extranjera en la que todos los afganos son posibles “enemigos” y las herramientas de batalla son las incursiones nocturnas, asesinato de personas en puntos de chequeo, ataques de aviones teledirigidos, y prisiones que torturan de manera rutinaria. La mentalidad de deshumanización racista que se promueve para justificar este tipo de guerra hace que sea inevitable que algunos solidados realicen este tipo de asesinato horrendo y descarado. Son los afganos los que pagan el precio mayor,  pero el incidente también confirma que el nuevo despliegue de tropas traumatizadas es peligroso para todos, y debería resultar en más apoyo para la organización Veteranos de Irak en Contra de la Guerra (IVAW) y específicamente para su campaña Operación Recuperación. IVAW también emitió un llamado a Marchar con los Veteranos para la Justicia y la Reconciliación, que se “encontrará enChicago el 20 de mayo para protestar la cumbre de la OTAN y formalmente devolver nuestras medallas a los generales de la OTAN”.

Mientras los funcionarios estadounidenses pedían disculpas públicamente, y al final ofrecieron compensar las familias de las víctimas, ha sido terriblemente lenta la investigación militar y procesamiento. Esto ha llevado al presidente afgano Hamid Karzai a criticar fuertemente a EE.UU. y declarar que ya no aguanta la falta de colaboración estadounidense en la investigación de la masacre. Esto aunado a la brecha creciente entre EE.UU.-la OTAN y Karzai,  los asesinatos y la respuesta ha sido otro golpe a la guerra fallida de Estados Unidos, sólo un mes después del escándalo sobre la quema del Corán de parte de soldados estadounidenses.  Karzai hasta exigió que los Estados Unidos encerrara a sus tropas en las bases principales antes del próximo año, mientras el Talibán anunció la suspensión de sus pláticas por la paz.

En el vecino Pakistán, EE.UU. sufrió otro revés cuando el parlamento paquistaní llamó a un fin de los ataques de aviones teledirigidos, y una disculpa incondicional de parte de EE.UU. por el ataque estadounidense en noviembre pasado que asesinó a soldados paquistaníes.

Los legisladores demandaron que EE.UU. “revise su huella en Pakistán”, y declararon que “no se tolerará ningún operativo dentro de Pakistán, abierto ni encubierto”.

Estados Unidos enfrenta un entorno muy negativo en la región e Irán tiene más influencia que EE.UU. A  la vez, en el entorno doméstico la opinión pública ha cambiado mucho. En una  encuesta reciente, el 67% de los estadounidenses pensaron que EE.UU. no debe estar en guerra en Afganistán, un número que subió del 53% hace apenas cuatro meses. Esto junto con la falta de confianza entre Washington y su propio cliente afgano, una fuerza militar cansada y sobre extendida, y la oposición abrumadora a la ocupación extranjera de parte del pueblo afgano, el mensaje es evidente: Para EE.UU. es una causa perdida.

IRAK: NO HAY HONOR EN LA GUERRA

El presidente Obama declaró un Día de Honor el 18 de marzo, el noveno aniversario de la invasión estadounidense de Irak. Pero los eventos del día reflejaron el desastre humano y político que produjo la invasión y ocupación de Irak de parte de Washington: la  violencia sectaria dejó a por lo menos 45 muertos y 216 heridos; escasez terrible de luz y agua que llevaron a enormes manifestaciones en Basra, encabezados por el clérigo chiita Muqtada al-Sadr.   

Ahora que no existe preocupación por las bajas estadounidenses, nadie presta atención al sufrimiento de los iraquíes provocado por la guerra de EE.UU. En la medida en que se reconoce, se describe como “culpa de ellos” y “su problema”. Ni un sólo medio de comunicación principal ni figura pública mencionó alguna conexión entre el asesinato en El Cajón de Shaima Al Awadi, un delito de odio, y la actitud de EE.UU. hacia los iraquíes – o árabes y musulmanes en general – que impregnó toda la guerra en Irak. Una excepción notable a esta deshumanización amnésica fueron los Veteranos de Irak contra la Guerra, que marcaron el “Día de Honor”  tomando las calles para honrar a TODAS las vidas perdidas en esta guerra.

SIRIA: SE EXTIENDE LA CRISIS HUMANITARIA; ASSAD SE QUEDA

Kofi Annan

En Siria, siguen empeorando las crisis humanitarias y políticas. El gobierno de Assad continúa sus agresiones militares contra Homs y otros lugares en el país; las fuerzas que se oponen al régimen han respondido en muchos casos con armas, y la ONU informa que los muertos pueden alcanzar 8 mil, con cientos de miles de desplazados. Al continuar la violencia, el enviado de la ONU Kofi Annan trabajó para asegurar el apoyo ruso y eventualmente chino por sus esfuerzos diplomáticos por lograr un cese al fuego.  Aunque muchos estados occidentales y árabes piden que primero se salga del poder el presidente Bashar al-Assad, Rusia ha puesto la responsabilidad en los hombros de los rebeldes armados, afirmando que Siria --  su aliado de larga duración -- está lista para entrar en pláticas. Sin embargo, no parecen estar a la vista un cese al fuego ni negociaciones serias.

La demanda para la democratización de Siria – al igual que en otros países donde los movimientos de la Primavera Árabe cuestionaron regímenes autoritarios – no desaparecerá por medio de la represión y la fuerza. A la vez, la intervención externa sólo empeoraría la situación, no sólo en Siria sino que toda la región. Al igual que en el video KONY sobre Uganda, el argumento para  la intervención militar en Siria se basa en la idea que los Estados Unidos y el Occidente son una posible salvación– una reliquia ideológica de los días de “la responsabilidad del hombre blanco” bajo una nueva etiqueta de intervención humanitaria. Las dictaduras brutales en Siria u otros lugares sólo serán remplazadas por mejores regímenes si son derrocadas por movimientos independientes de sus propios pueblos. Estos movimientos populares inspiran y merecen la solidaridad de las personas conscientes en todo el mundo. Pero los que están al mando de los ejércitos de una intervención EE.UU. OTAN son tan hostiles hacia esos movimientos de lo que son hacia los dictadores que no están en la lista de amigos actuales de Washington o Bruselas.

EL GOBIERNO ISRAELÍ TODAVÍA QUIERE GUERRA, PERO...

La amenaza de un ataque aéreo inminente a Irán de parte de EE.UU. o Israel parece estar menguando por el momento. Elementos importantes de la nomenclatura militar estadounidense se han opuesto y Obama ha trabajado por mostrar su fieldad a Israel por medio de sanciones en lugar de acciones militares. Al principio del mes, algunos generales jubilados anunciaron un llamado al gobierno a desistir de atacar a Irán. Además, un simulacro de guerra clasificado evaluó las repercusiones de un ataque israelí contra Irány concluyó que un ataque llevaría a una guerra regional más amplia que podría involucrar a EE.UU. y dejar a cientos de estadounidenses muertos. La injusticia y la estupidez de un ataque contra Irán parecen evidentes para los que están en el movimiento por la paz, pero en el entorno político estadounidense hoy escucha más fuerte cuando sectores grandes de las fuerzas armadas expresan públicamente su acuerdo con la evaluación de “estupidez” .

La opinión popular estadounidense también se opone a la intervención militar. Según el análisis de Juan Cole, “el público EE.UU., con un consenso amplio en ambos partidos, quiere que se resuelve el asunto del enriquecimiento nuclear de Irán por medio de las negociaciones. Hasta desean pasar el asunto al consejo de seguridad de la ONU. Piensan que EE.UU. debe desalentar a Israel en sus pretensiones de atacar a Irán. Están convencidos que un ataque sería un desastre y causaría un conflicto de larga duración. Piensan que si Israel por su cuenta ataca a Irán, EE.UU. debe guardar la neutralidad.”

Imagen cortesía de Stand With Us/Israel

Muchas personas en las estructuras de las fuerzas armadas y el público general en Israel también se oponen a un ataque. Pero Netanyahu y la derecha israelí siguen con sus tambores de guerra, en parte para distraer la atención de la construcción continua de asentamientos, lo que ha provocado una pérdida de apoyo para Israel hasta en los sectores que ideológicamente son “pro-Israel”. En los Estados Unidos el llamado del sionista liberal Peter Beinart para un boicot de los asentamientos bajo  un “BDS sionista” (Boicot, Desinversión y Sanciones) ha provocado una campaña de calumnias en su contra de parte de la derecha sionista, aunque el objetivo declarado de Beinart es salvar a Israel como un “estado judío y democrático”. Su BDS sionista aparta las demandas y el movimiento de las personas más afectadas por los asentamientos – los palestinos. Pero, apartando sus intenciones, su identificación de los asentamientos  como el principal obstáculo para la paz es una tremenda amenaza a la narrativa pro-Israel sobre este conflicto y tiene la posibilidad de crear un nuevo espacio para los esfuerzos de solidaridad con Palestina.  Ahora es más posible no solo prevenir un ataque potencialmente catastrófico contra Irán, sino también desnudar las formas en que el coro de “Tenemos que apoyar a Israel” hace estereotipos de y deshumaniza a los palestinos e iraníes, y a la vez lograr que más sectores del pueblo EE.UU. apoyen los derechos de igualdad y dignidad para todos los pueblos del Medio Oriente.

DESMILITARIZACION Y REHUMANIZACIÓN 

Obama dijo que “si él tuviera un hijo se parecería a Trayvon Martin"’ (y luego fue atacado por Gingrich, Santorum y Romney ¡por meter a la raza en la “controversia”!). ¿Pero que hace falta para que él y otros líderes políticos extiendan esa vinculación y rendición de cuentas a todos los niños asesinados por el racismo y la guerra?  Ahora en los Estados Unidos, el número de personas que consideran que la guerra sin fin es una política peligrosa e improductiva es el más alto desde el 11 de septiembre de 2001. Sin embargo, si bien el Pentágono ha sufrido recortes modestos en el paquete del déficit actual, en realidad el presupuesto militar se han mantenido en sunivel más alto desde la Segunda Guerra Mundial y ha gozado de 13 años de crecimiento paulatino.

Con un menguante apoyo público para la guerra, y con el racismo y militarismo en primera plana, es un momento de tremendas oportunidades. Es el momento de alentar a las masas en la vinculación de luchas cotidianas con presupuestos de austeridad con las demandas de cambiar el énfasis económico de la guerra y rechazar el racismo y la deshumanización que constantemente generan enemigos y provocan la violencia que daña a todos. Al lanzarse la Primavera del 99%, (un esfuerzo audaz por capacitar a 100 mil personas para acciones directas con las bases), al ampliar el apoyo para la demanda de justica para Trayvon Martin, con la intensificación de las luchas contra el racismo derechista y los ataques contra las mujeres, el movimiento por la paz tiene nuevas oportunidades. Podemos llevar a un público más amplio una pregunta crítica: ¿Qué sería posible en una sociedad que desinvierte del militarismo, que se basa en una visión y un compromiso para con el bienestar social, las personas saludables, y un planeta bien cuidado? ¿Podemos visualizar un mundo en que las personas que visten de capucha o hiyab puedan caminar libremente y la humanización es el valor duradero que nos vincula a todos?

The views expressed here are those of the author and do not necessarily represent those of the entire War Times project

Rebecca Tumposky is an organizer with the Catalyst project and the International Jewish Anti-Zionist Network. Originally from Boston, Massachusetts, and currently living in Oakland, CA, Becca has been active in Palestine Solidarity, anti-war and worker organizing for the past ten years. She was a member of the anti-racist/anti-imperialist Heads Up Collective in the Bay Area that bridged organizing for economic and racial justice with global justice and anti-war struggles.

More by Rebecca Tumposky:

Add a Comment

Dear Reader: Please help us keep our comments section a safe space of respectful and healthy dialogue that furthers the work against militarism and toward justice. Comments will be moderated.

Facebook

WT Comments