Resumen del mes • enero 2011

By Alicia Garza

DESTAPAR LOS ENGAÑOS DEL MAGO IMPERIAL 

Por Alicia Garza

Las noticias este mes me recordaron de la primera vez que vi la película, El Mago de Oz. Le hacía barra a Dorotea cuando superaba cada desafío para llegar a la Ciudad Esmeralda y ver al Mago. Pero Toto jaló la cortina, y Dorotea descubrió un pequeño hombre, encima de una caja, con un micrófono y muchos efectos especiales. La famosa frase, “¡No le haga caso al hombre detrás de la cortina!” resonó en mis oídos entonces – y sigue resonando hoy. Los mandatarios del imperio estadounidense todavía tienen un arsenal cargado de humo y efectos especiales. Pero cualquier magia que pudieran haber tenido alguna vez se está desapareciendo, al volverse evidente los límites y la decaída del poder estadounidense este mes, desde el Pacífico al Medio Oriente.

Aunque el anfitrión fue Obama en una cena de estado para el presidente chino este mes, sólo se habló del auge económico y geopolítico de China. Las solicitudes de Estados Unidos a China para ayudar a disminuir las tensiones en la península coreana remarcaron el cambio en el balance de poder: Washington ya no puede mandar sólo, parece necesitar más a Beijing de lo que Beijing necesita a Estados Unidos. Y China es simplemente el más fortachón de un grupo de poderes en aumento – Brasil, India, Rusia, Turquía, y más. Los formuladores de política estadounidenses están visiblemente divididos. Todavía no llegan al consenso si usar su ventaja militar para tratar de recuperar el estatus de superpoder único, o buscar formas de adaptarse a la disminución relativa de influencia estadounidense que podría requerir la colaboración y coordinación con los nuevos poderes que ganan terreno en términos de influencia regional y global.

Las señas más dramáticas de la disminución de la magia estadounidense surgieron del Medio Oriente. El levantamiento popular en Túnez, derrocamiento de aliados estadounidenses en el Líbano, la erosión de la influencia en Irak y enormes protestas en Egipto terminaron de correr la cortina ya raída. Un análisis noticiero del New York Times por Anthony Shadid bajo el titular (en la versión impresa) “Crisis en Líbano es Ejemplo de Influencia Menguante de EE.UU. y sus Aliados en el Medio Oriente”, el 18 de enero:

“Es otro episodio más en que Estados Unidos ha observado – con aparente impotencia – como los eventos en lugares como Túnez, Líbano y Irak se desarrollan de manera inesperado y más allá de su capacidad de controlar.”

Mientras tanto, detrás de la cortina domestica, observamos con horror cuando el enfoque se volcó otra vez sobre Arizona, donde la retórica derechista preparó el contexto para el ataque a la congresista Gabrielle Giffords y la muerte de varios otros. El país tuvo por lo menos una muestra del tipo de retórica, vigilancia callejera y terrorismo violento que afligen día y noche a los latinos, inmigrantes y otras personas de color.

SURGE CHINA

Todos los ojos estaban en el Secretario de Defensa Robert Gates cuando viajó a los países de la Costa del Pacífico para encontrarse con el Ministro de Defensa chino General Liang Guanglie para comenzar negociaciones entre ambos países entre tensiones crecientes.

La relación entre EE.UU. y China es tensa hace algún rato. EE.UU. presiona a China a abrir su economía y resolver las quejas de Washington sobre el comercio, así como también sus antecedentes de violaciones de los derechos humanos, apoyo a Corea del Norte y relaciones con Irán. Mientras tanto, China se queja ante Estados Unidos por su apoyo a la energía nuclear en India, y las tensiones aumentan sobre ventas estadounidenses de armas a Taiwán. 

China aumenta su independencia militar y económica y está dando pasos tecnológicos agigantados desde la generación de energía renovable a aviones militares sigilosos. Según el New York Times, esta tecnología podría mantener  a los EE.UU. a una gran distancia de las costas chinas y de Taiwán, permitiendo a China operar a cientos de millas de sus costas – una fuerza que antes no había gozado.

Tras todo esto se encuentra el auge económico de China y su nuevo alcance global. Por ejemplo, según BBC News  (18 de enero), dos bancos grandes en China prestan más a los países y gobiernos en vías de desarrollo que el Banco Mundial. Mientras tanto, la energía y los recursos de Estados Unidos están comprometidos en la guerra inútil en Afganistán. Con el auge de influencia China internacionalmente, Beijing es cada vez más confiado. China critica abiertamente la primacía del dólar estadounidense – el Presidente Hu fue citado en la BBC News afirmando, “el sistema de monedas internacionales actuales es un producto del pasado”. Venezuela y China están trabajando cada vez más estrechamente. Dentro de poco, China será el principal consumidor del petróleo venezolano. Y erosionando el papel del dólar  como el medio principal de intercambio internacional, China ha acordado que por lo menos parte de su pago a Venezuela se hará en yen.

Estados Unidos responde al auge de China con pasos iniciales de una estrategia de “envolvimiento” cultivando alianzas con India, Japón y otros estados. Pero no será fácil para Washington, incluso si decide principalmente por el enfrentamiento en vez de buscar un acercamiento con el país más poblado del mundo.

CONSOLIDAR LA ALIANZA CON JAPÓN

En Japón, Gates se reunió con el Ministro de Defensa Toshimi Kitazawa, y Gates bajó el tono usado anteriormente por Washington con referencia a la reubicación de la Estación Aérea de la Infantería de Marina estadounidense en Futenma. Estados Unidos promovía la reubicación de la base a Okinawa, mientras el gobierno de Japón, ante mucha oposición popular, vacilaba.

Frente al auge de China, Washington desea proteger sus intereses al fortalecer los aliados claves en la región, sobretodo Japón.  En este contexto se dio la señal de Gates que Washington podría darle gusto a Japón en la decisión de reubicar o no la base de Futenma, un intento por desactivar parte de las tensiones EE.UU.-Japón. En otro acto de reconciliación, EE.UU. mejoró proyectos conjuntos con Japón, que incluyen el desarrollo de nueva tecnología de armas.

POCAS ALTERNATIVAS PARA EE.UU. EN LA PENÍNSULA COREANA

Las tensiones se mantuvieron en alto entre Corea del Norte y Sur este mes tras el intercambio de fuego de artillería el otoño pasado. Corea del Sur, con un gobierno mucho más guerrerista que el pasado, se ha volcado a ejercicios militares y a advertir a Corea de Norte que si no toma paso atrás, enfrentará represalias seguras.

Con poco apalancamiento propio, EE.UU. hizo llamados a China para controlar a Corea del Norte. China no quiere frenar la escalada de tensiones, pero considera que la responsabilidad por la crisis se debe tanto a la insistencia de Washington de querer negociar un “cambio de régimen” como a la beligerancia de Corea del Norte. China además considera las maniobras militares conjuntas entre EE.UU. y Corea del Sur cerca de territorio chino como un acto hostil e ilegítimo.

Las diferencias entre China y Estados Unidos con referencia a las tensiones coreanas no se resolvieron durante la visita de Hu a Washington. Obama advirtió a China que si no tomaba una postura más fuerte en contra de Corea del Norte, EE.UU. aumentaría su presencia militar en la región, alegando que pronto Corea del Norte sería capaz de tener misiles balísticos capaces de lanzar un ataque militar contra el territorio mismo de los Estados Unidos. Washington se niega a tomar el paso que podría aliviar las tensiones: normalizar relaciones con Corea del Norte y firmar un tratado de paz postergado por 50 años a cambio de la aceptación del Norte de inspecciones internacionales y límites en su desarrollo nuclear.

RESISTENCIA PACÍFICA AL MILITARISMO: GUAM

También crecen la disidencia y el desencanto en la isla Guam en el Pacífico, con la continuación de la lucha contra el creciente militarismo de EE.UU. de parte de fuerzas populares como We Are Guahan.

Hubo contratiempos en la isla cuando la victoria de los republicanos en las elecciones recientes trajo cambios en las reglas de la Cámara de Representantes sobre votos simbólicos de territorios estadounidenses. La congresista Madeleine Z. Bordallo prestó juramento del nuevo vocero de la cámara, el republicano John Boehner, y luego se unió a los representantes del Distrito de Columbia, Samoa Americano, las Islas Vírgenes Estadounidenses, Puerto Rico y la Comunidad de las Islas Marianas Norteñas al oponerse al paquete de reglas formulado por los republicanos que eliminaría el derecho a los delegados de estos lugares a votar simbólicamente en la cámara de representantes. Estos derechos antes fueron concedidos bajo el liderazgo democrático. Bordallo dijo, “...hombres y mujeres de los territorios y del Distrito de Columbia prestan servicio y han muerto por nuestro país en las Fuerzas Armadas para proteger nuestro estilo de vida. Sin embargo, a pesar de la retórica de restaurar la democracia a la cámara de representantes, el primer acto de los republicanos es negarnos una función básica de la democracia – el derecho a representar a nuestros electores y a votar”.

Mientras tanto, como parte de su esfuerzo por fortalecer el Pacífico y el envolvimiento de China, las fuerzas armadas estadounidenses aumentan su campaña por avanzar en su expansión de Guam. La Secretaría de la Defensa y la Secretaría de la Armada presionan al recién electo Gobernador Eddie Calvo a firmar un Acuerdo Programático que daría la luz verde a planes de fortalecimiento militar, entre otros un polígono en Pagat, un sitio cultural sagrado, y Montaña Lam Lam, otro sitio cultural importante y la montaña más alta del mundo bajo el nivel del mar. Según la oposición de base, Calvo no requiere de mucha presión para firmar porque proviene de una de las familias más ricas de la isla, dueña de la mayoría de los negocios y bienes raíces locales.

Pero se multiplican las fuerzas populares. Surgen en la isla cada vez más organizaciones, entre otros la Coalición Guam por la Paz y la Justicia y la Alianza Ambiental de Guam. Crecen también los miembros de We Are Guahan que ha presentado una demanda en un tribunal federal para pedir un fallo judicial inmediato contra el militarismo en base al no cumplimiento con leyes sobre la protección del medioambiente.

UN MES DRAMÁTICO DESDE TÚNEZ A LÍBANO A EGIPTO

La incapacidad de Washington de controlar los eventos fue especialmente notable en el mundo árabe. Irónicamente, es esta parte del mundo que ha estado principalmente en la mira de los Estados Unidos desde hace una década. La invasión de George Bush a Irak en 2003 fue el primero de varios “cambios de régimen”  que someterían a toda la región bajo control de EE.UU. No funcionó. La exageración en el dominio militar estadounidense (con todo y torturas y mentiras) más bien provocó resistencia y oposición a los Estados Unidos. Esto junto con el debilitamiento económico de Estados Unidos y creciente sentimiento doméstico contra las guerras (y más rabia hacia el aliado especial de Estados Unidos, Israel) ahora tiene menos capacidad Estados Unidos de controlar eventos de lo que tuvo antes de que comenzara la “guerra contra el terror” de Bush.

En el Líbano, el hecho de que el retiro de Hezbolá del gobierno provocó una crisis inmediata indica que su fuerza es mucho mayor de lo que fue en 2001. Esto fue subrayado cuando Hezbolá juntó suficientes votos en el Parlamento Libanés para nominar al próximo primer ministro. Washington e Israel intentan socavar a Hezbolá por medio de un “tribunal internacional” políticamente manipulado que acusará a integrantes de Hezbolá con el asesinato en 2005 de Rafik Hariri, un ex primer ministro multimillonario. Pero, como señalo el Times, Washington ya no tiene la última palabra: “La diplomacia americana ahora es motivo de bromas aquí. Antes un jugador decisivo aquí, Arabia Saudita prácticamente se ha rendido. En su lugar está Turquía...”

INSURGENCIAS EN TÚNEZ Y EGIPTO

Más dramático aún es el derrocamiento del dictador tunecino Zine El Abidine Ben Ali por medio de una oleada de protestas masivas, con mucha participación sindical y de activistas de izquierda. Ben Ali fue un aliado de hace mucho tiempo de los Estados Unidos, alabado por una administración estadounidense tras otra por ser un “fuerte pilar” contra el “radicalismo islámico”. Con el desenvolvimiento del levantamiento, el ministro del exterior de Francia sugirió que se podrían enviar tropas francesas a Túnez para ayudar a apagar las protestas. Pero los eventos ocurrieron demasiado rápido para Paris Y Washington. Siguen sucediendo las cosas rápidamente y todavía no queda claro exactamente qué tipo de gobierno surgirá de la “Revolución de los Jazmines,”

Laila Lalami ya ha afirmado que “las tres lecciones principales del levantamiento se han dado a conocer muy lejos. A los dictadores árabes: no son invencibles. Al Oeste: no lo necesitamos. Y al pueblo árabe: no son impotentes.”

(Miles de personas en manifestación en la Plaza de la Liberación (Maydan al-Tahrir), Cairo. Foto por Alasmari via Twitter, prestada del blog de Juan Cole, Informed Comment.)

Hacia finales del mes, más de 20 mil personas asistieron a manifestaciones contra el régimen en el Cairo, inspirado por Túnez. Ocurrieron también más protestas en otras partes del país. Los manifestantes, con banderas tunicinas y egipcias, se lanzaron a las calles para exigir el fin a la pobreza, la corrupción, el desempleo y abuso policiaco – y algunos pedían el fin al régimen de Mubarak, que data desde hace 30 años. Por lo menos tres personas murieron en enfrentamientos entre los manifestantes y la policía que usó gases lacrimógenos y la represión. Según la BBC, un residente del Cairo afirmó: “La atmósfera es muy tensa, se siente como una revolución. Veo a personas con mucha determinación, personas que no tienen nada que perder, personas que quieren un futuro mejor.”

HASTA EN IRAK Y AFGANISTÁN/PAKISTÁN

A la vez, en Irak, a pesar de la ocupación del país que continúa de parte de 50 mil tropas estadounidenses, cada vez más las cosas se les están yendo de las manos a los Estados Unidos. El clérigo radical anti-estadounidense Muqtada al-Sadr regresó al país y sus seguidores juegan un papel clave en el nuevo gobierno iraquí, en el cual tiene más influencia Irán que EE.UU. Los generales y neoconservadores estadounidenses siguen buscando una excusa u otra para prologar la fecha tope del retiro de todas las tropas EE.UU. del país, ahora programado para fines de 2011, pero hasta el momento sólo le dice “no” la dirigencia iraquí, incluyendo el primer ministro Nouri Al Maliki. Por lo menos en este frente el gobierno de Obama parece haber aceptado el hecho que tratar de imponer una ocupación a grande escala por la fuerza costará a Estados Unidos mucho más de lo que podría ganar a cambio.

Y en Afganistán y Pakistán – donde el compromiso militar estadounidense actualmente es el más alto – el mes mostró los límites de la fuerza EE.UU. Encabezado por el General David Petraeus, el alto mando estadounidense promueve la ampliación de los operativos militares estadounidenses en Pakistán. Pero por el momento la administración ha dicho que no, preocupado que un Pakistán provocado se puede pasar de un papel ambivalente actual (apoyando tanto EE.UU. y sectores del Talibán afgano que luchan en contra de EE.UU.) a una postura más anti-estadounidense. El equipo de Obama reconoce, aunque los generales no lo reconocen, que esto sería desastroso no sólo para su problemática guerra afgana, sino también para toda la postura de Estados Unidos en el Medio Oriente y el Oeste Asiático.

El problema de fondo para Washington es que estos cambios no son únicos ni aislados. Representan una tendencia de fondo hacía una reducción en la influencia de Oeste y un levantamiento de parte de los pueblos árabes y musulmanes. Afligidos por décadas de guerra, controles imperiales, regímenes policiacos y fuerzas teocráticas anti-imperialistas pero socialmente reaccionarias, no queda claro cuál será el carácter político de lo que vendrá en la región del Medio Oriente y el Oeste Asiático. Pero un cambio se avecina. Túnez y Egipto especialmente han promovido la democracia popular en una forma totalmente nueva. Esto le preocupa enormemente a Washington. Y no es de sorprenderse que cause ansiedad abierta en la dirigencia israelí. En una entrevista en la radio israelí, el primer ministro adjunto de Israel Silvan Shalom habló de manera mucho más franca de lo que  hacen los líderes EE.UU. sobre lo que piensan sobre la democracia  en el mundo árabe:

“Temo que nos encontramos frente a una fase nueva y muy crítica en el mundo árabe... si los regímenes vecinos del estado israelí fueran reemplazados por sistemas democráticos, se podría ver amenazado de manera importante la seguridad nacional israelí. Los nuevos sistemas defenderían o adoptarían programas que se oponen inherentemente a la seguridad nacional israelí.”

Los líderes israelíes tienen incluso menos respeto por los derechos palestinos. Revelaciones recientes de Al Jazeera sobre lo que los negociadores de la Autoridad Palestina aparentemente estaban dispuestos a conceder a Israel (entregar partes importantes de Jerusalén del Este, el derecho al regreso, y más) ha desacreditado la Autoridad Palestina entre cada vez más palestinos y árabes. También demostró que incluso ante grandes concesiones palestinas, a Israel –con la aprobación de Estados Unidos – solo le interesaba la rendición total.

TERROR CONTRA EL CONGRESO, TERROR CONTRA INMIGRANTES

En el frente doméstico, el país estaba de duelo por las personas que mató Jared Loughner en Tucson. Los ataques hicieron aparente la retórica exaltada de la extrema derecha que promueve la violencia tipo vigilante. El racismo está a flor de piel: los extremistas están obsesionados con la nueva demográfica del país. Después del ataque, los comentarios políticos señalaban el sitio de internet de Sarah Palin que incluía un punto de mira en distritos claves que ella alienta a su partido a “recuperar” de los demócratas.

Arizona se ha vuelto un campo de batalla para el odio, tomando posturas extremistas sobre la inmigración y llegando al punto de prohibir los Estudios Étnicos el año pasado. Legislación que imita a la de Arizona está apareciendo en todo el país. Se está presentando nueva legislación para limitar la ciudadanía de lo que llaman “bebés anclas” o niños nacidos en los Estados Unidos de padres inmigrantes. Informes desde Arizona describen a los migrantes y sus familias que tienen miedo a buscar servicios básicos por temor a ser denunciados a ICE y deportados. El descarado ataque violento este mes muestra la amenaza de violencia que enfrenten diariamente los inmigrantes en Arizona y otros lugares.

Esto fue el ejemplo más reciente de la reacción de algunos sectores de la población a la disminución de poder de Estados Unidos en el exterior y el creciente número de personas de color en este país. Estados Unidos rápidamente se está convirtiendo en un país con una mayoría de personas de color – y la extrema derecha, que ahora domina a uno de los dos principales partidos políticos, quiere “retomar el país” con sus tropas bajo la consigna “Estados Unidos Blanco Tiene Siempre Que Ser Número Uno.”

No son magos (aunque entre ellos se cuentan muchos que podrían ser Magos Imperiales del Klu Klux Klan). Pero sí son muy peligrosos.

The views expressed here are those of the author and do not necessarily represent those of the entire War Times project

More by Alicia Garza:

Add a Comment

Dear Reader: Please help us keep our comments section a safe space of respectful and healthy dialogue that furthers the work against militarism and toward justice. Comments will be moderated.

Facebook

WT Comments