CUANDO SE PONE DIFÍCIL…

By Rebecca Tumposky
January, 2010

Resumen del mes diciembre 2010 (English)

La cosa se puso difícil para las guerras de Washington en Asia Occidental este mes. Pero el gobierno de Obama insiste en continuar adelante con sus intentos sangrientos, peligrosos y condenados al fracaso para resolver los problemas políticos por medio de la fuerza militar.

Las afirmaciones optimistas del gobierno estadounidense sobre el  “progreso en contra del Talibán” en Afganistán son socavadas por sus propios informes de inteligencia. En la medida que crecen tanto el sentimiento anti-estadounidense y la inestabilidad en Pakistán como respuesta directa a la guerra “secreta” de Washington, se dice que los Estados Unidos tiene la intención de ampliar sus operativos militares. Todo esto mientras la credibilidad de Washington en esas frentes de batalla – y el resto del mundo – ha sido golpeada por las revelaciones de WikiLeaks y la respuesta casi histérica de la administración prácticamente lanzando una caza de brujas.

A la misma vez, una respuesta diferente aún frágil parece salir de Washington sobre Irak. El hecho que Nouri Al-Maliki haya ganado otro mandato como Primer Ministro y que incluyó en su administración fuerzas nacionalistas iraquíes y fuerzas a favor de Irán, es otro revés para Washington. Pero por lo menos hasta el momento, parece que Obama se resiste a las presiones de la jefatura militar y guerreristas neoconservadores para usar el éxito de Maliki como excusa para volver a escalar y ampliar de manera unilateral la ocupación militar estadounidense.

Lo que queda inminente a corto plazo es la pregunta de cómo responderá el gobierno estadounidense ante el colapso de sus esfuerzos por reanimar las conversaciones por la paz entre Israel y Palestina. Israel se ha lanzado con nuevas energías a apoderarse de tierras y construir colonias mientras la Autoridad Palestina contempla llevar su caso ante la ONU. Si Obama hace un paralelo a su política “Af-Pak” con más apoyo incondicional a Israel, toda la región se convertirá en un polvorín todavía más peligroso.

AFGANISTÁN: LA FANTASÍA DEL “PROGRESO”

El gobierno de Obama y el Secretario de Defensa Robert Gates revelaron un informe estratégico optimista este mes sobre la guerra en Afganistán. El documento declaró que la guerra “iba por buen camino” a la vez que admitió que los avances aún eran “frágiles”. El informe se da después de la cumbre de la OTAN en Lisboa en noviembre pasado, en la cual miembros de la alianza acordaron mantener a sus tropas en Afganistán hasta por lo menos el  2014. 

El optimismo de Obama surge casi al final de la guerra más sangrienta desde el principio de la guerra afgana. La insurgencia se ha ampliado y en 2010 murieron un número sin precedentes de ciudadanos afganos y tropas extranjeras. Informes del noticiero  ABC afirman que un porcentaje sin precedentes de 60% de los estadounidenses  opina que no ha valido la pena la guerra en Afganistán. “Por primera vez las opiniones negativas sobre la guerra han llegado al nivel de los que se vieron sobre la guerra en Irak.”

Las tensiones aumentan entre la OTAN y el gobierno de Karzai, más recientemente sobre los ataques nocturnos de “matar o capturar” en la provincia de Kandahar. Según  United for Peace and Justice, “cables recientes de  WikiLeaks muestran que él ha estado pidiendo en privado a los americanos hace dos años que cambien de táctica...  Desde entonces el número de ataques se ha multiplicado por cinco.” Con cada ataque, más civiles afganos se vuelven en contra de los Estados Unidos.

<<Ya nadie cree en Afganistán.>>

Los aliados europeos de Washington tampoco piensan que esta guerra se pueda ganar. Una de las revelaciones recientes de WikiLeaks fue un memorándum del 2009 en el que se cita al Presidente de la Unión Europea Herman Van Rompuy al sugerir que las tropas europeas sólo se encuentran en Afganistán para complacer al gobierno de Estados Unidos. “Europa lo está haciendo y continuará por deferencia a Estados Unidos, no por deferencia a Afganistán... Ya nadie cree en Afganistán. Pero continuaremos en 2010 para ver los resultados. Si no funciona, será porque es la última oportunidad”. La información salió después del anuncio de Alemania que comenzará el retiro de sus 4800 tropas a principio del próximo año, y que terminará su misión allá en 2014.

Es de suma importancia que antes del resumen de Obama sobre Afganistán-Pakistán, 16 agencias de inteligencia de Estados Unidos presentaron informes con una perspectiva desolada. El Cálculo Nacional de Inteligencia afirma que si bien ha habido avances para Estados Unidos y la OTAN en la guerra, la negación de Pakistán a cerrar los santuarios para militantes y otros factores implica que es problemático afirmar el progreso. Eso es decir poco, como se percibe claramente en  los Diez Mitos Más Importantes sobre Afganistán en 2010 de Juan Cole.

¿ESCALADA EN PAKISTÁN? “RAZONAMIENTO DEMENTE”

Negándose a aceptar el hecho que es la ocupación extranjera estadounidense y un gobierno afgano corrupto que alimentan la insurgencia afgana, los comandantes estadounidenses se han enfocado cada vez más insistentemente en los “santuarios” del Talibán en Pakistán como la razón que la guerra no va bien. En esto se enfrentan al dilema que Pakistán apoya los luchadores pro-Talibán “como fuerza representante en Afganistán, en preparación para el retiro estadounidense.”

Ya que Pakistán no atacará a sus propios clientes, los generales estadounidenses quieren entrar de manera más agresiva en Pakistán. Estados Unidos ya ha aumentado drásticamente sus ataques de aviones teledirigidos contra Pakistándesde 2008; un esfuerzo encabezado por la CIA, y que se enfoca principalmente en la región noroeste de WaziristanEstados Unidos no reconoce los ataques de misiles, pero ha habido más de 110 este año – más del doble del total el año pasado.

Estados Unidos también sigue presionando y chantajeando a Pakistán para “hacer más por desalojar a los terroristas”. Pero la respuesta muchas  veces es lo opuesto a lo deseado por Washington. Un ejemplo impresionante del juego perdedor que juega Washington ocurrió el 17 de diciembre cuando el jefe de la sección de la CIA en Pakistán tuvo que huir cuando su identidad fue revelada, según Estados Unidos, por los militares pakistaníes.

Y, aún peor para Estados Unidos, el New York Times informó que “organizaciones militantes rivales a ambos lados de la frontera  Afganistán-Pakistánse han estado uniendo más en incursiones mortales, en lo que oficiales militares y de inteligencia dicen que son el último intento de los insurgentes por retomar la iniciativa después de meses de ataques abrumadores de fuerzas estadounidenses y de sus aliados... las facciones insurgentes ahora están apartando sus rivalidades históricas para comportarse como “una banda”.

No sorprende que los informes recientes afirman que “Comandantes militares estadounidenses del alto mando en Afganistán promueven una campaña ampliada de Operativos Especiales y ataques terrestres cruzando la frontera a las zonas tribales de Pakistán...”  Anatol Lievende la revista Nationreaccionó “con horror” sobre la posibilidad de este escalamiento verdaderamente peligroso:

“…algunos oficiales de seguridad occidentales sugieren que el Oeste puede presionar mucho más a Islamabad para atacar los baluartes del Talibán en la región fronteriza de Pakistán, aunque esto puede resultar en desestabilización dentro de Pakistán. Es un razonamiento demente. El poder disminuido de Al Qaeda debe ser el motivo para que Estados Unidos y la OTAN busquen formas de retirarse de Afganistán, no aumentar la lucha en contra del Talibán. En cuanto a la amenaza terrorista para el Oeste esto nunca ha surgido del Talibán afgano – sino que cada vez más surge del Talibán pakistaní y sus aliados, como lo demuestra el caso de Faisal Shahzad, el que tenía intenciones de poner una bomba en Times Square.”

ISRAEL/PALESTINA: ¿AHORA QUÉ?

West  Bank Checkpoint - Photo by Chris YunkerLas negociaciones de paz promovidas por Estados Unidos entre Israel y la Autoridad Palestina se derrumbaron a principios de este mes. Lo que ofrecía  Washington al Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu, entre otras cosas aviones de guerra y apoyo diplomático, no fueron lo suficiente para ganar un compromiso israelí para lograr un congelamiento parcial de 90 días en el establecimiento de colonias y pasar a negociaciones serias.

La mayoría del poder en Israel regocijaba en el colapso de los esfuerzos de Obama. Era predecible su siguiente paso: renovada actividad de nuevas colonias en toda Cisjordania y el Este de Jerusalén, de una envergadura tal

un artículo en primera plana del New York Times afirmó: “Esto significa que si en algún momento se renuevan las negociaciones, habrán miles de colonos israelíes nuevos para reubicar en Israel, creando nuevos problemas para acomodarlos mientras se crea un estado palestino en la tierra donde muchos de ellos ahora están viviendo”.

Simultánea con esta rápida ampliación de colonias, ha habido una serie de informes sobre expresiones públicas y abiertas de racismo en Israel, entre otros un decreto firmado por cientos de rabinos que reciben subsidio estatal que “prohíbe a los judíos de alquilar o vender casas o terrenos a los árabes”. Esto refleja una tendencia creciente que hasta está preocupando a algunos de los 

 defensores más fieles de Israel en los Estados Unidos que creen que las cosas pueden llegar al punto en que “la mayoría de los judíos estadounidenses... pueden simplemente descartar a Israel como un trágico experimento fracasado”. Mientras tanto, el gobierno israelí está atacando a Human Rights Watch por su reciente informe, "Separados y Desiguales" que describe el trato discriminado de Israel de los Palestinos en Cisjordania ocupada. 

En vista de la intransigencia de Israel y la falta de disposición de Washington a presionar Tel Aviv, la Autoridad Palestina y la Liga Árabe están evaluando otra vez su estrategia. El Secretario General de la Liga Árabe, Amr Moussa, le dijo a Democracy Now, “El comité percibe como inútiles los esfuerzos de negociación y decidió no reiniciar negociaciones, y su reinicio tendrá como condición haber recibido una oferta seria que pone fin al conflicto palestino-israelí como parte del proceso de paz. Esta es nuestra decisión, y es posible que ahora apelamos al Consejo de Seguridad y otras organizaciones internacionales”.

Se están tomando ya los pasos iniciales en esa dirección. La Autoridad Palestina supuestamente ha preparado una Resolución para presentar a la ONU en enero que otra vez declararía ilegal a las colonias israelíes en Cisjordania y el Este de Jerusalén y exigiría el fin inmediato a la colonización. Esto abriría el camino para que los palestinos emitieran una declaración de independencia a mediados de verano de 2011 para luego llevarlo a la Asamblea General de las Naciones Unidas para una votación, así ejerciendo presión internacional a Israel a entrar en negociaciones serias.

La diplomacia palestina ya está dando frutos:Argentina y Uruguay se sumaron a Brasil y Bolivia al reconocer un estado palestino independiente este mes, reflejando lo que el Ministro del Exterior argentino Héctor Timerman ha llamado un creciente consenso entre los miembros del Mercosur, el bloque comercial sudamericano.

No es de sorprenderse que los políticos estadounidenses estén alarmados por esta situación. Howard Berman, Presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara condenó lo que consideró “declaraciones unilaterales de un estado palestino” y hasta intentó promover en el Congreso de Estados Unidos, bien conocido por su apoyo a Israel, una resolución condenándolos.

Pero el consenso a favor de Israel que data de hace mucho tiempo dentro de la élite estadounidense enfrenta nuevas vulnerabilidades en vista de las guerras perdedoras de Washington en Irak y Afganistán. En lasrevelaciones de WikiLeaks, analizados por Josh Ruebner de la Campaña de EEUU para poner Fin a la Ocupación, el General de Brigada Amos Gilad, jefe de la Oficina Politico-Militar del Ministerio de Defensa Israelí, cuando hablaba de las solicitudes para ayuda militar estadounidense, reconoció que no es necesariamente en el interés de Estados Unidos seguir defendiendo el estado israelí.  Describe “la postura a veces difícil en que se encuentra los Estados Unidos considerando sus intereses internacionales, y concede que el enfoque de seguridad de Israel es tan limitado que asuntos QME [de Ventaja Militar Cualitativo] muchas veces chocan con los intereses de seguridad más amplios de los Estados Unidos en la región”.  La brecha entre los limitados intereses expansionistas de Israel en la región y la necesidad de los Estados Unidos de minimizar el creciente antagonismo hacia Washington en el mundo árabe y musulmán es una contradicción que puede y debe explotar el movimiento por la paz.

IRAK: MALIKI DICE QUE SE VAYA ESTADOS UNIDOS

Entre los indicios del dilema de Washington están los eventos recientes en Irak. Unos días después de ser aprobado formalmente como Primer Ministro por el Parlamento iraquí, Nouri al-Maliki prometió que el gobierno iraquí no aplazará la fecha tope para el retiro de tropas estadounidenses al final de 2011. Maliki le dijo al Wall Street Journal, “Este acuerdo no está sujeto a postergación, no está sujeto a alteración. Está sellado”. Maliki añadió que el programa sólo cambiaría si fuera aprobada por el Parlamento iraquí. Juan Cole propone que esto es muy poco probable – “No hay 163 votos en el parlamento a favor de una postergación de la presencia de tropas estadounidenses” – y también cita un cable revelado de Estados Unidos que admite que “el [Gobierno de Irak] está ansioso por ‘deshacerse de las caras blancas portando armas’ en sus calles...”

NEGOCIACIONES CLIMÁTICAS, PARTE DE LA LUCHA NORTE SUR

En este mes de parches difíciles para Washington, las negociaciones climáticas en Cancún fueron un día soleado. En la Conferencia Climática de la ONU (COP-16), un seguimiento a la conferencia de Copenhague en 2009 (COP-15), Bolivia fue la única voz de disensión de un acuerdo “no obligatorio”  para usar técnicas de mercado para manejar la crisis climática, entre otros el reconocimiento que rebajas e emisiones deben mantener en menos de 2 grados centígrado los aumentos globales de temperatura, con una consideración en bajar esa meta a 1.5 grados centígrados.

El pacto fue alabado como una victoria por los países ricos del norte, encabezados por Estados Unidos. Pero fue una pérdida para los países más pobres y vulnerables del planeta. Patrick Bond informa: “La mayoría de los especialistas acuerdan que si se cumplen (una duda grande) las promesas modestas de Copenhague y Cancún, el resultado será un aumento de 4.5 grados centígrados en las temperaturas globales este siglo que sería un cataclismo, y si no se cumplen, es probable que ese aumento sea de 7 grados centígrados. Incluso un aumento de 2 grados centígrados, según los científicos, las islas pequeñas se hundirán, los glaciares de los Andes y las Himalaya se derretirán, aguas costeras – como gran parte de Bangladesh y muchas ciudades portuarias – se hundirá, y se secará África – o en algunas partes de inundará – tanto que nueve de diez campesinos no podrán sobrevivir”

Antes de la conferencia, se revelaron los cables de WikiLeaks que demostraron que EEUU usaba “promesas de financiamiento condicionales, espionaje y amenazas de la CIA, y guerra cibernética para arrollar y forcejear a los países que se oponen” al programa del Oeste. El presidente boliviano Evo Morales ubicó el contexto de las negociaciones:

“Es muy fácil que las personas en una sala con aire acondicionado seguir con las políticas de destrucción de la Madre Tierra. Nosotros a cambio necesitamos ponernos en los zapatos de las familias en Bolivia y el mundo que carecen de agua y sufren miseria y hambre. Las personas aquí en Cancún no tienen idea de lo que es ser víctima de los cambios climáticos”.

CAZANDO A REVELADORES DE INFORMACIÓN Y DISIDENTES

Todas las dificultades de Washington este mes fueron intensificados por las vergüenzas surgidas de la información revelada por WikiLeaks. Gran parte del mundo – entre otros la mayoría de la prensa europea – también considera más vergonzosa que efectiva la caza de brujas lanzada por Estados Unidos en contra del fundador de WikiLeaks Julian Assange.

Pero la libertad de prensa y de expresión corre grave peligro en vista de la cruzada en contra de WikiLeaks. Peor aún porque se da simultáneamente con un incremento “en casa” de la represión contra activistas anti guerra y de solidaridad internacional. En los últimos dos meses dos docenas de activistas en Minneapolis, Chicago y otras ciudades en el país han recibido citatorias judiciales de parte de la FBI para comparecer ante un jurado de acusación. El 21 de diciembre, Maureen Clare Murphy, una organizadora con el Grupo de Solidaridad Palestino en Chicago y editora principal de La Intifada Electrónicafue una de las personas más recientes citadas a comparecer ante el jurado de acusación.

En un comunicado de prensa emitida por el Comité para Detener la Represión de la FBI, Murphy afirmo,  "Junto con varias otras personas, he sido citado para comparecer ante el Jurado de Acusación... Nos hemos convertido en un blanco por el trabajo que realizamos para terminar con el financiamiento estadounidense de la ocupación israelí, terminar con la guerra en Afganistán y terminar la ocupación de Irak. Lo que está en juego para todos nosotros es nuestro derecho a disentir y a organizar para cambiar la política exterior dañina de los Estados Unidos”.

…LOS FUERTES SE PONEN LAS PILAS

Las dificultades en Washington este mes indican el nivel de resistencia global ante los planes de Estados Unidos. El imperio está excesivamente extendido. Aumentar su guerra perdedora en Afganistán y Pakistán no va a funcionar y – aparte de provocar más muertes y destrucción – solo profundizará el dilema de Washington. El movimiento por la paz en los Estados Unidos aún está decaído, pero la población de Estados Unidos es cada vez más escéptico sobre la guerra en Afganistán. Adelante nos esperan oportunidades para convertir el descontento en acciones efectivas. Son tiempos difíciles para nosotros también, pero si nos ponemos las pilas en el horizonte hay muchas oportunidades de efectuar el cambio.

The views expressed here are those of the author and do not necessarily represent those of the entire War Times project

Rebecca Tumposky is an organizer with the Catalyst project and the International Jewish Anti-Zionist Network. Originally from Boston, Massachusetts, and currently living in Oakland, CA, Becca has been active in Palestine Solidarity, anti-war and worker organizing for the past ten years. She was a member of the anti-racist/anti-imperialist Heads Up Collective in the Bay Area that bridged organizing for economic and racial justice with global justice and anti-war struggles.

More by Rebecca Tumposky:

Add a Comment

Dear Reader: Please help us keep our comments section a safe space of respectful and healthy dialogue that furthers the work against militarism and toward justice. Comments will be moderated.

Facebook

WT Comments