"Martes de terror"

By Michael Reagan
June, 2012

Las guerras y ocupaciones de Washington:
Resumen del mes #86 • 30 de junio de 2012

Michael Reagan comienza con la catástrofe que envuelve a Siria en medio de un mes de listas de asesinato, golpes de estado judicial y una crisis climática agudizada.

 Fear of the Dark
Foto cortesía de stuant63 on flickr.com

Lo que comenzó como la “Primavera Árabe” de Siria se ha escalado a una guerra civil con potencial de crear un conflicto regional. Cada semana se informan de nuevas masacres, y el pueblo sirio se enfrenta al terror cotidiano, y todo es empeorado por la intervención occidental.

Incluso antes de que la crisis siria llegara a este nivel desastroso, este fue un mes mortal. Comenzó junio con el informe del New York Times que en las reuniones semanales de seguridad nacional que el personal de la Casa Blanca ha tildado como  “los martes de terror”, el presidente Obama supervisa personalmente la campaña de asesinatos estadounidenses. La frase refleja correctamente la normalidad con la que actualmente se emprenden, y de las cuales se jactan, los crímenes de guerra estadounidenses en nuestro entorno político nacional. Junto con el golpe militar en Paraguay, retrocesos en el proceso de cambio en Egipto, y el fracaso de la “comunidad internacional” para enfrentar  adecuadamente el calentamiento global y la fusión del ártico, nos enfrentamos realmente a varios tipos de “martes de terror” con la aceptación creciente de violencia estatal y las crisis humanitarias.

 “GUARDIANES DE LA TIERRA”

Para el pueblo de Siria, el terror es una preocupación cotidiana. Las manifestaciones pacíficas que comenzaron como parte de la Primavera Árabe fueron reprimidas brutalmente por el gobierno y se escaló a una guerra civil. Poderes regionales e internacionales apoyaron a lados opuestos y el conflicto amenaza con desbordarse de las fronteras sirias. El costo humano es desgarrador. Las masacres de civiles son frecuentes y según los informes, las atrocidades han sido cometido tanto por las fuerzas rebeldes como por las del gobierno. Parecen desvanecerse las esperanzas de frenar la escalada y poner fin al baño de sangre – por medio de una resolución negociada o una victoria del ala democrática y anti-sectaria de la oposición.

Durante décadas, los EE.UU. e Israel han tenido una relación ambigua con el régimen de Assad. En muchas formas, Siria representaba un obstáculo para sus intereses. Rusia tiene en Siria su única base militar en el Mediterráneo. Siria ha permitido el paso por su territorio de armas de Irán para Hezbolá. Y, hasta las manifestaciones recientes, Damasco era la sede  del Hamás, y Siria había expresado su apoyo por la resistencia palestina a la ocupación israelí.

Por otra parte, el régimen de Assad ha tenido un efecto positivo en la estabilidad regional y no ha pasado de protestas verbales por la ocupación ilegal de Israel del Golán, capturado de Siria en 1967. Además, el régimen muchas veces presta apoyo clave para los objetivos estratégicos de EE.UU., como en 1991 cuando prestó aviones de guerra para la invasión estadounidense de Irak, y más recientemente con la tortura de sospechosos del terrorismo trasladados a escondidas por la CIA, notablemente el ciudadano canadiense Mahr Arar. En muchos momentos el ejército sirio también ha sido enviado en contra de los militantes palestinos en el Líbano y otros lugares. Por todo esto, EE.UU. e Israel no se montaron inmediatamente en la campaña de ayudar a derrocar a Assad cuando comenzó esta ronda de protestas en Siria.

Pero, rápidamente se hizo irresistible la oportunidad de sacar del poder al aliado principal de Irán en el mundo árabe suni. Entonces, EE.UU. aumentó su colaboración con sus sustitutos regionales como Arabia Saudita, en una apuesta por ganar control del movimiento de oposición y sustituir a Assad con un régimen más sumiso. Ahora la CIA canaliza armas y apoyo a ciertos rebeldes escogidos, aunque no parece factible una intervención militar occidental, por el simple hecho que Rusia y China vetarían su aprobación en una resolución en la ONU.

En un artículo reciente, Phyllis Bennis propone que la mejor oportunidad de éxito para poner fin a la crisis es por medio de un diálogo diplomático serio, como el que propone el ex secretario general de la ONU Kofi Annan. El plan más reciente de Annan que llama a la creación de un “gobierno transicional de unidad nacional” compuesto por elementos del régimen y de la oposición, es demasiado reciente para explicar completamente en esta nota, pero parece que Assad no va a renunciar so postura de pelear hasta la muerte, y que se opondrá fuertemente a esta propuesta.

GOLPES DE ESTADO JUDICIALES

Cerca de allí, se ha estancado el avance la de revolución egipcia. Los resultados de las elecciones parlamentarias fueron anuladas por la Corte Suprema Egipcia días antes de la elección presidencial final. Muchos activistas egipcios consideraron este acto como intento de controlar el poder – un golpe de estado judicial – de parte de los militares egipcios y las fuerzas del régimen anterior. El parlamento egipcio tenía una mayoría de integrantes de la Hermandad Musulmana, y en las próximas elecciones presidenciales se enfrentaban el candidato de la Hermandad, Mohammed Morsi, y el primer ministro de Mubarak y favorito de los poderes tradicionales Ahmed Shafiq. Ganó las elecciones Morsi – el candidato favorito entre los activistas jóvenes con mentalidad democrática que encabezaron las primeras ocupaciones de la Plaza Tahrir – o sin parlamento, constitución, ni marco legal para gobernar, no está clara su situación real ni su futuro.

Mientras miles de egipcios se aprestaban a boicotear o resistir el proceso electoral después de las acciones de los militares, muchos, entre otros el corresponsal de Democracy Now Sharif Abel Kouddous, dijeron que el fallo de la Corte representaba  un “golpe de muerte final” contra el proceso de transformación democrática. Sin embargo, como se sabía incluso en el auge del fervor revolucionario de febrero del año pasado, la batalla verdadera para el futuro de Egipto se daría en los meses y años después del levantamiento, cuando las fuerzas populares, los seglares, islamistas y aliados del régimen estarían en el forcejeo por controlar la sociedad egipcia. El fallo de la Corte Suprema y las elecciones son un retroceso, pero el pueblo egipcio sigue movilizado, y miles salieron a las calles tras el “golpe de estado judicial”. Lo que sucederá ahora depende de la capacidad del pueblo egipcio por resistirse y crear nuevas alternativas de organización social y política.

http://top-people.starmedia.com/tmp/swotti/cacheZMVYBMFUZG8GBHVNBW==UGVVCGXLLVBLB3BSZQ==/imgFernando%20Lugo1.jpg
 Ex-presidente Fernando Lugo de Paraguay, víictima de un "golpe de estado judicial."

Al otro lado del planeta, en Paraguay, maniobras judiciales parecidas sacaron del poder al Presidente Fernando Lugo. Lugo, que antes fue obispo católico y teólogo de liberación, nunca tuvo el apoyo de la derecha. Su oposición ingenió un golpe de estado técnico, en base a una lucha campesina por tierras controladas por el dictatorial Partido Colorado, en la cual resultaron muertos 17 personas en las semanas anteriores al golpe. Estados Unidos ha mantenido su distancia en relación al golpe. En esto, su postura diplomática se asemeja mucho a la que adoptó el gobierno de Obama sobre el golpe de estado hondureño que ocurrió casi exactamente tres años antes del golpe paraguayo. Se utilizaron medios legales parecidos para derrocar al presidente hondureño Manuel Zelaya, y la postura oficial distante de Washington rápidamente se convirtió en el apoyo a los golpistas. Parece que la negligencia que gozó América Latina bajo Bush II – y que permitió más espacio a la “oleada rosada” – se está revirtiendo y otra vez América Latina está recibiendo mayor atención de parte de EE.UU. liderado por Obama.

LA ERA DEL PRESIDENTE EE.UU. COMO “ASESINO EN JEFE

Bashir al-Asad no es el único dirigente mundial que entrega terror semanal. Según un artículo publicado por el New York Times, la Casa Blanca mantiene una “lista de asesinatos” de sospechosos de terrorismo que se actualiza en las reuniones semanales los “martes de terror”. Lo impresionante de esta revelación es el énfasis en la responsabilidad personal de Obama por escoger y aprobar los blancos, entre ellos ciudadanos americanos y sus hijos. Según el Times, el Presidente aprueba personalmente cada asesinato. Thomas Donilon, Asesor de Seguridad Nacional EE.UU., dijo que Obama “está decidido a que él tomará las decisiones sobre el alcance de estos operativos”. En el artículo, el Jefe del Gabinete de Obama, William Daley, llamó a la decisión de asesinar a Anwar al-Awlaki, un clérigo nacido EE.UU. que vivía en Yemen, como una decisión “fácil”. No mencionó si fue igualmente fácil la decisión de matar al hijo adolescente de al-Awlaki en un golpe separado.

070808-MQ-9_Reaper-76025555_620x350.jpg
Avión sin piloto estadounidense. Imagen courtesía de CBS News.

Las revelaciones son impresionantes por el cambio que representan en actitudes y estrategias de los intereses gobernantes de EE.UU. Aunque las revelaciones hayan sido  entregadas intencionalmente por el personal de prensa de Obama en un esfuerzo electoral por parecer fuerte (el Senado promete investigar esta posibilidad), es notable que se estructuren reuniones para darle al presidente supervisión directa de actividades penales. Es un cambio histórico de la época de Nixon y Reagan donde se esforzaban por tener una “negación plausible”, hacia la jactación de Bush y Obama de ser “el jefe que decide”.

La lista de asesinatos y política de ataques con aviones teledirigidos también representan una transformación de la política militar estadounidense, apartándose de la intervención militar tradicional con flotas y soldados, hacia una nueva política de acción mundial por medio de operativos especiales y aviones teledirigidos silenciosos. Se conoce bastante sobre los ataques con aviones teledirigidos en Pakistán, Afganistán, Yemen y Somalia. Estos ataques son parte de una red mundial de vigilancia y teledirigidos armados con la capacidad de golpear a cualquier país o individuo en cualquier momento.  La ampliación más reciente de la campaña de aviones teledirigidos llegó a las Filipinas en febrero, cuando atacaron a supuestos líderes de Abu Sayyaf y Jemaah Islamiyah en el sur musulmán. Recientemente, los teledirigidos EE.UU. se han caído del cielo y estrellado en los pantanos de Maryland, territorios Baloch en Pakistán, y en Irán. Violaciones tanto de la diplomacia internacional como de las leyes nacionales.

Empiezan a levantar protestas organizaciones internacionales. Este mes Christof Heyns, Relator Especial de la ONU sobre asesinatos extrajudiciales, afirmó que el amplio uso de ataques con aviones teledirigidos equivalía a “crímenes de guerra” y amenazó con lanzar una investigación de la ONU. Hace mucho tiempo el gobierno de Afganistán se ha opuesto a estos ataques y finalmente ha forzado a EE.UU. a cambiar su política de uso de aviones teledirigidos en ese país. Pero no se puede decir lo mismo sobre Pakistán, donde el gobierno y pueblo paquistaní hace tiempo están enfurecidos sobre estas campañas asesinas, que han resultado en  al peor estado jamás de relaciones entre ambos países. La organización ACLU calcula que 4 mil personas han muerto asesinados por ataques de teledirigidos desde 2002 en sólo tres países, Pakistán, Yemen y Somalia. Para reforzar la alegación que estos ataques son crímenes de guerra, la definición estadounidense de un “militante” es cualquier hombre adulto que se encuentra cerca de un ataque, lo que también fue revelado por el artículo en el Times.

La ampliación de la política de uso de aviones teledirigidos implica realmente la derrota de las estrategias militares tradicionales de los Estados Unidos. El uso de aviones teledirigidos surge de la incapacidad de EE.UU. de invadir y ocupar lugares que quiere, debido a oposición pública, limitación de recursos, y fracasos en el terreno. Es crítico aumentar la oposición doméstica para llegar por lo menos al mismo nivel del reclamo internacional si queremos prevenir guerras permanentes con aviones teledirigidos.

EL CAMBIO CLIMÁTICO: OTRO TIPO DE TERROR

El cambio climático mundial representa otro tipo de terror, un futuro temible de océanos que suben, especies en vías de extinción, y desplazamiento social y político a gran escala. Y las noticias de este mes no fueron alentadoras. Nos informa el National Oceanic and Atmospheric Administration que los primeros seis meses de 2012 fueron los más calientes en la historia de mantener estos datos – la temperatura promedia en EE.UU.  continental fueron cinco grados mayores que el promedio para el siglo veinte. Además, la revista Nature publicó una investigación afirmando que el mundo enfrente un “momento clave” irrevertible de daño ambiental en el próximo siglo. En el ártico, las temperaturas están subiendo a una tasa dos veces mayor que el resto del mundo, y ahora el Paso del Noroeste que se encuentra libre de hielo, por primera vez en la memoria.

La solución política que buscaba Washington y otros poderes mundiales era buscar nuevas oportunidades de acceder y consumir combustible fósil, y atrasar cualquier acuerdo político internacional por limitar las emisiones de gases de invernadero. Hilary Clinton visitó al ártico de Alaska este mes, no para resaltar las consecuencias graves del calentamiento global, sino por indicar el compromiso diplomático y militar estadounidense por asegurar los recursos del ártico – enormes cantidades de petróleo, gas y minerales que ahora son accesibles gracias al calentamiento global. Ella y otros dirigentes mundiales intentan ratificar un nuevo tratado de la “Ley del Mar” que concedería a EE.UU. y otros poderes árticos como Rusia, Canadá y Noruega, los derechos minerales y uso militar de vías marítimas a 600 millas de Círculo Ártico.

Mientras tanto, en medio de las protestas populares, la conferencia  Rio+20 sobre cambio climático auspiciado por la ONU fracasó debido a la determinación de las naciones de seguir explotando sus recursos no renovables. El fracaso de Rio, después del fracaso de COP en 2009, está llevando a activistas ambientales a rechazar los procesos multilaterales creados por la ONU. Jim Leape del  World Wildlife Foundation afirmó tras la cumbre que “hoy el proceso multilateral no está entregando la acción urgente que necesitamos”.

ESPERANZA EN TIEMPOS DE TERROR

El uso de terror, y el terror de futuros desconocidos, parece rodearnos. Pero los movimientos populares responden en todo el mundo – desde la huelga estudiantil más grande y largo de la historia en Montreal a los auges de protestas en Europa, a los militantes que se preparan para una lucha larga en Egipto. Incluso en vista de las dificultades, se ganan pequeñas victorias en el camino, como la orden de la Ley Dream “con d minúscula” que Obama fue obligado a emitir gracias al sabio activismo de los organizadores jóvenes a favor de los derechos de los inmigrantes. En este tipo de ejemplo buscamos la esperanza y las lecciones en el trabajo emprendido para poner fin a la era del “martes de terror”.

The views expressed here are those of the author and do not necessarily represent those of the entire War Times project

Michael Reagan is an organizer with the Seattle Solidarity Network andstudent at the University of Washington where he studies the history ofAmerican capitalism.

More by Michael Reagan:

Add a Comment

Dear Reader: Please help us keep our comments section a safe space of respectful and healthy dialogue that furthers the work against militarism and toward justice. Comments will be moderated.

Facebook

WT Comments