Limpieza de primavera parte II: Deshacernos del imperio

By Francesca Fiorentini
January, 2011

Las guerras y ocupaciones de Washington:
Resumen del mes #73
Mayo 2011

Por Francesca Fiorentini

El mes pasado, escribí que Washington necesitaba “limpieza ideológica de primavera” para entender los cambios actuales en la realidad geopolítica, específicamente con referencia a la oleada de democracia en el Medio Oriente. Pero este mes la combinación de palabras bien escogidas con las mismas acciones de siempre indica que si Estados Unidos sacó la escoba solo fue para hacer la mueca sin barrer de verdad.

Por un lado, el discurso del Presidente Obama sobre los movimientos democráticos en el Medio Oriente y la paz entre Israel y Palestina apartó la retórica estadounidense del marco de la “guerra contra el terrorismo”, pretendiendo sostener valores de autodeterminación y un reconocimiento del reducido papel de Washington. Desgraciadamente las palabras del presidente son mucho más bonitas que la realidad. Ésta más bien revela la hipocresía y los intereses egoístas del gobierno frente a la cambiante situación política.

Washington no deja sus tácticas de muchacho peleón y malcriado, sea al volver a empacar el mismo “plan de no acción” referente a Israel y Palestina, a aplicar un doble rasero a la agresión por el amigazo regional (no nombrado) Arabia Saudita, o de moverse a paso de tortuga para poner fin a la presencia militar en Irak, Afganistán y Pakistán. Aún así, los derechistas refunfuñaron contra Obama y blandieron sus espadas de luz plásticas. Pero la élite del centro y los “realistas” están lejos de sacrificar a Israel. Claro, la actual administración neoconservadora trata de que Israel y otros regímenes apoyados por EE.UU. se porten de manera menos beligerante, con la esperanza de que se pueda encaminar la rebelión árabe a un camino más “seguro” (amistoso hacia EE.UU.) Pero es muy poco, y muy tarde: nadie en el Medio Oriente cree que sea posible.

Por lo tanto el Presidente tenía razón sobre algo: el cambio viene con o sin la aprobación o los directrices de EE.UU.  Los pueblos están tomando las cosas en sus propias manos: se renueve una resistencia palestina no violenta, los yemeníes entran su quinto mes de protestas valientes, Pakistán cierra unilateralmente células de inteligencia de EE.UU. y Egipto asume una política exterior cada vez más independiente. Por mucho polvo que levante Washington para enmascarar sus verdaderas políticas, en los ojos de la región siempre se le percibe como un muchachón matón.

ACTO MONTADO EN PALESTINA

Un acto de perro y caballito

En un intento por descarrilar la declaración como estado de la Autoridad Palestina en la Asamblea General de la ONU, Washington y Tel Aviv llenaron el mes de discursos, reuniones y propuestas poco serias.

El espectáculo comenzó con la declaración de Obama de que el estado Palestino debería establecerse con las fronteras de 1967 con “intercambios de tierra”. Ansiosamente el New York Times consideró esto como un “nuevo punto de partida” pero en realidad es simplemente una nueva capa de pintura a la política de Estados Unidos de hace décadas. El presidente confirmó su falta de originalidad diplomática al hablar ante el Comité de Relaciones Públicas  entre EE.UU.- Israel (AIPAC), insistiendo muy deliberadamente que sus comentarios sobre la frontera de 1967 se habían mal interpretado como algo nuevo. Aseguró asimismo al AIPAC que su gobierno se oponía al plan de la Autoridad Palestina para buscar reconocimiento como estado de la ONU y que trabajaría para asegurar que los países europeos votarían en contra de dicha resolución.

Aún así, los comentarios de Obama fueron insuficientes para el gobierno israelí y sus partidarios de línea dura en EE.UU. Presos de pánico por el impulso democrático de la Primavera Árabe, y su acogida calurosa por una nueva generación de palestinos – y también por el creciente aislamiento global de Israel, creen que el menor reconocimiento de la legitimidad de las reivindicaciones palestinas desatarán una dinámica que no podrán controlar.  Quieren quedarse para siempre con enormes secciones de Cisjordania y mantener a los palestinos dentro de unos cuantos bantustanes sin control de su agua potable, espacios aéreos, ni fronteras. A sabiendas que este proyecto político de “Fortalecer a Israel/Continuar con los Asentamientos” entra en conflicto con el deseo de realistas de política exterior EE.UU. de “mejorar la postura de EE.UU.” en el mundo árabe y musulmán, AIPAC, sus partidarios pro-Israel neoconservadores  están decididos a erradicar cualquier “suavidad” de Washington. Ellos opinan que solamente con un apoyo más fuerte de lo que ha ofrecido Obama, podrá Israel consolidar su anexión de territorios y poner “fin al conflicto” con el pueblo palestino, bajo condiciones de Israel.

¿SE EXAGERÓ BIBI?

Fue el objetivo de la visita reciente a Washington del  Primer Ministro Israelí Benjamín (Bibi) Netanyahu. Se aferró a él, usando cada truco demagógico en su arsenal. Vale la pena leer su discursoante el Congreso para apreciar plenamente el racismo descarado desatado para justificar la política de Israel. Y en su reunión en la Casa Blanca con Obama, Netanyahu le dijo abiertamente al presidente que le dijera a los palestinos que se podían olvidar del regreso de los refugiados a su lugar de origen: “Todos sabemos que eso no va a suceder” anunció. Fue típico de Netanyahu, explica Juan Cole, aquí.

El Congreso aplaudió de pie – en las palabras del activista por la paz israelí, Uri Avnery, como un montón de juguetes de sube y baja. Y muchos derechistas de Israel y EE.UU. expresaron con gran entusiasmo su apoyo a Netanyahu por encima de Obama.

Pero aparte de unir a los fieles, el viaje de Netanyahu fue un fracaso. La contraparte de sus críticas a Obama fue dejar en claro al mundo entero que a los líderes israelíes no les interesa las preocupaciones de los palestinos, ni las negociaciones serias, ni cualquier tipo de acuerdo a medias, ni le importa tomar en cuenta los intereses a largo plazo de su principal promotor internacional. Netanyahu no ofreció nada para que los palestinos regresaran a un “proceso de paz” farsante y los dejó contando con la resistencia masiva y la diplomacia en la ONU. Y mientras Obama estuvo de acuerdo con él, la postura retrógrada del presidente data desde antes de la llegada de Netanyahu. Entonces, se regresó a casa el primer ministro sin ganancias.

En el propio Israel, el viaje de Netanyahu se calificó en todo el espectro político como  un fracaso. Y la falta de iniciativa diplomática mostrados por Netanyahu y Obama dejó a los sionistas liberales estadounidenses frustrados y enojados–  y sorpresivamente acusando verbalmente más a Netanyahu que a los palestinos. Ellos saben que con un Tel Aviv intransigente y la negativa de Washington a presionar a Tel Aviv, el futuro depara más polarización. Ahora se corre el peligro de una violencia israelí al nivel de su agresión de 2007 contra la Franja de Gaza.

Los partidarios “realistas” de Israel también perciben un cambio que aparta el poder económico global de Norteamérica y Europa. Obama mismo hizo referencia a este cambio en su discurso ante AIPAC, diciendo en esencia que  -- si bien EE.UU. está dispuesto a continuar apoyando ciegamente a Israel – puede ser que no esté este país al timón en un par de décadas. Los analistas políticos Flynt y Hillary Mann Leverett lo explicaron en este artículo, al señalar que “se irá encogiendo la capacidad de EE.UU.  de seguir protegiendo a Israel de las consecuencias de sus propias decisiones ignorantes, y “es casi seguro que en el futuro se menguará la medida en que el compromiso inquebrantable se traduce en un aumento de seguridad para Israel”.

Palestinos en Maroun al-Ras, Líbano, avanzando hacia la frontera con Israel. Para marcar el día del Nakba de 2011, también se llevó a cabo manifestaciones similares - grandes y no-violentas - en Jordania, Gaza, y Cisjordania.

PRIMAVERA PALESTINA

El bloque más activo pro paz y cambio son los mismos palestinos. Recuerde el Nakba o la “catástrofe" el 15 de mayo – día que conmemora la fundación de Israel. Cientos de miles de palestinos de Cisjordania, la Franja de Gaza, el Este de Jerusalén se unieron en una muestra de fuerza pacífica. En las escenas quizás más conmovedoras del día, cientos de refugiados palestinos que viven en campamentos en Siria y Líbano se atrevieron a cruzar las fronteras de Israel. Su acto de no violencia provocó balazos de las Fuerzas de Defensa Israelí, resultaron diez muertos y cientos de heridos.

Políticamente, los palestinos también se están reorganizando. Mientras  los

Palestine Papers revelaron la historia de capitulación de Fatah a Israel, su acuerdo de unidad con Hamás es un gigantesco paso hacia  la creación de una Autoridad Palestina creíble y representativa que tanto necesitan los palestinos. Egipto reabrió su frontera Rafah con la Franja de Gaza por primera vez en los cuatro años del bloqueo israelí. Fue un acto que demuestra que es posible la colaboración regional cuando existe la democracia en el Medio Oriente. Y hay buenas posibilidades que este septiembre los países europeos votarán con una mayoría abrumadora de naciones en el sur del mundo para reconocer un estado palestino independiente en base a las fronteras de 1967.  Cuando suceda eso,  el “tsunami diplomático” que teme Ehud Barak, también un tsunami de las bases puede cambiar el balance en la lucha palestina por la libertad.

NI REYES NI IMPERIO

Las protestas continuas en todo el mundo árabe están enseñando a la región y al mundo una importante lección de democracia: no se necesitan ni reyes ni un imperio extranjero egoísta para tener libertad. Estos movimientos están haciendo irrelevantes a esos tipos antiguos de poder.

Con referencia a la monarquía, las protestas populares en Yemen, Siria, y Bahréin tienen a los reyes aferrados a sus tronos y desatando maquinarias de represión. La monarquía protegida por EE.UU. en Arabia Saudita por lo tanto está luchando por limitar los dañosy detener la oleada de democracia. Además de enviar tropas para reprimir a los manifestantes en Bahréin, también ha comprometido a miles de millones de dólares para el gobierno de esa isla  y al vecino Omán. Está enviando miles de millones de dólares a Egipto para apoyar a sus “amigos” en la dirigencia militar, y tratar de afectar el resultado de la crisis en el Yemen. Mientras los medios de comunicación estadounidenses subrayan el miedo que tiene Arabia Saudita de la influencia de Irán, representa una amenaza mayor el pueblo mismo de la región, que propone un desafío al modelo saudita de exportación de petróleo para ganancia de la realeza.

El apoyo estadounidense a Arabia Saudita, al igual que a Israel, socava la credibilidad de EE.UU. entre estos movimientos a favor de la democracia. Obama autorizó una guerra en contra de Gadafi, sanciones contra Siria y condenó la violencia en Bahréin, pero Arabia Saudita no sólo es inmune a la crítica, sino que recibe apoyo directo para sus esfuerzos antidemocráticos. Como ha informado el  Times,  actualmente el país está negociando la compra de $60 mil millones de dólares en armas de los Estados Unidos.  

El desarrollo de los suceso en Egipto, mientras tanto, afectará en mucho la próxima etapa en el despertar democrático de la región.  Bajo la consigna Revolución Parte II, el 27 de mayo, nuevamente los egipcios llenaron la Plaza Tahrir para exigir un fin al enjuiciamiento militar de manifestantes, un juicio expeditado de Mubarak, y un consejo de gobierno civil. Como indicio de los  complejos alineamientos en la política egipcia, la Hermandad Musulmana – que desarrolla una alianza táctica con sectores claves de las fuerzas armadas – brilló por su ausencia. Divisiones políticas como ésta muestran que las transiciones democráticas han dado lugar a una pluralidad de voces y políticas que no se consolidarán necesariamente en partidos islámicos conservadores. Pero, quedará por verse lo que ocurrirá en las elecciones de otoño, y hasta qué punto se consolidarán la democracia y los cambios socioeconómicos más allá de la remoción de Mubarak.

"¿DEMOCRACIA NACIDA ENCADENADA?”

Si hay que tener cuidado con algo, sería el espectro de la finanza internacional, ansioso de aprovecharse de la inestabilidad política de la Primavera Árabe al conceder una deuda enorme. El G-8 echó esto a andar al coordinar el préstamo de $20 mil millones de ayuda a Túnez  y Egipto para “ayudar” con sus transiciones. Al salir de su reunión este mes, el G-8 en alianza con el Banco Mundial, FMI ($35 mil millones), el Banco de Inversión Europeo, y el Banco de Desarrollo Africano prestarán miles de millones, siempre que se cumplan con ciertas reformas económicas. Conociendo los antecedentes de esas, podemos esperar que estas serán las mismas reformas económicas neoliberales que han estancado otras economías alrededor del mundo  – privatización, recortes en gastos sociales, inversión extranjera y énfasis en las exportaciones.

Antes de recargar a los países con más deuda, estos poderes occidentales deberían cancelar (no reprogramar) la deuda existente, que se acumuló bajo los regímenes autocráticos de Mubarak ($155 mil millones) y Ben Ali de Túnez ($40 mil millones). Actualmente los egipcios y tunecinos se ven obligados a repagar injustamente las prácticas de sus ex-dictadores, y justamente ese pago va a los poderes que sostuvieron a estos dictadores. Si el G-8 y los bancos multilaterales  tienen éxito en forcejear a las economías políticas de los nuevos gobiernos en la región, es posible que veamos lo que la periodista Naomi Klein en su libro Shock Doctrine llamó una “democracia nacida encadenada”.

FIN A LA GUERRA

Con el viento en popa en la región, se vuelve cada vez más insostenible la presencia militar estadounidense en Irak, Afganistán, Pakistán y Libia.

La agresión de la OTAN contra las fuerzas de Gadafi ha sido más “exitosa” este mes en el sentido que se han destruido más instalaciones y soldados de Gadafi. A pesar del llamado de un “verdadero cese al fuego” de parte del Secretario General de la ONU Ban-Ki Moon y el ofrecimiento de parte de la Unión Africana para negociar, las conversaciones sobre un cese al fuego no han prosperado. Un golpe en contra de la presencia militar prolongada fue el voto de parte de la Cámara de Representantes de prohibir tropas terrestres en Libia, que fue aprobado con un voto casi unánime. No hay que perder la esperanza...

Mientras el asesinato de Osama bin Laden le ganó puntos a Obama entre la derecha (que luego aprovechó la oportunidad de glorificar la tortura), fue vergonzoso para el Ejército Pakistaní y está terminando de rematar las relaciones de ese país con EE.UU. Quizás esto no sea tan negativo. Enfrentándose a los Estados Unidos y respondiendo al llamado de su pueblo, Pakistán ha comenzado a cerrar las células de inteligencia estadounidenses usados para rastrear a los insurgentes en el norte de Waziristán. Es una señal que el gobierno pakistaní está actuando sobre lo que han entendido hace mucho tiempo sus ciudadanos: los ataques por aviones teledirigidos y Operaciones Especiales de EE.UU. que hacen lo que les da la gana en el país de uno, solo fortalece al extremismo, en vez de combatirlo.

Con eso llegamos a Irak, país que se prepara para el retiro total de EE.UU. para el 31 de diciembre, tal como se acordó en el Acuerdo de la Situación de Fuerzas en Irak. El  primer ministro al-Maliki actualmente consulta con varios integrantes del gobierno de coalición para ver si puede prorrogar esta fecha tope, pero es improbable que consiga apoyo en esos esfuerzos. El 26 de mayo, el clero chiita Muqtad al-Sadr movilizó a miles en las calles de Bagdad protestando cualquier intento de prorrogar el retiro de las 47 mil tropas que quedan. Al-Sadr insistió que los manifestantes marcharan desarmados, aunque advirtió la posibilidad de volver a activar la milicia Madhi si no se cumple con el retiro. Juan Cole señala que el peso político de Al-Sadr’s “es más importante que cualquier posibilidad de renovada actividad paramilitar” por su papel decisivo en la formación del gobierno de coalición. 

Con referencia a Afganistán se acerca la fecha en que el gobierno de Obama tendrá que anunciar cuantas tropas estadounidenses serán retirados a partir de julio. El cansancio del público sobre Afganistán quedó demostrado con el voto en el congreso este mes sobre la enmienda McGovern-Amash para acortar el tiempo del retiro; sólo faltaron 12 votos para su aprobación. Tom Hayden estudia de cerca los ejes y manejes de la estrategia de retiro de Obama aquí.  

Al menguarse la atención de los medios de comunicación sobre las guerras en Afganistán e Irak, queda en manos del movimiento anti guerra mantener a estas guerras – y la oposición a las mismas – en la mira del público.  Continúa esa tarea, a la vez que los activistas a favor de la paz se ajustan a un nuevo entorno político al conectarse con los movimientos de justicia económica que ahora toman un papel central, y compartimos con ellos nuestro mensaje de “traer a casa el dinero de la guerra” y promover el cambio a las prioridades nacionales.  Un elemento clave a este esfuerzo es recordar al pueblo quienes han sufrido más a raíz de estas guerras: los iraquíes, afganos y los soldados estadounidenses. Un grupo que ha antenido este enfoque triple de retiro, reparaciones a civiles, y atención a los soldados que regresan es Iraq Veterans Against the War. Merecen nuestro apoyo sus demandas por reconstruir la infraestructura humana y física de Irak, campañas para atender a los veteranos como Operation Recovery, y  las campañas sobre "Los Verdaderos Costos de la Guerra" por Military Families Speak Out. A pesar de las dificultades provocadas por sus experiencias en la guerra, han logrado traducir su ira y dolor en acción, una gran lección para la mayoría en este país que se opone a la guerra.

SIGUE OBSERVANDO EL HERMANO MAYOR

Por último, y cómo agradecimiento por llegar al final de esta columna subversiva, el FBI quiere recordarle que todavía usted se encuentra en una lista de personas que hay que controlar conforme a la gran violación de derechos civiles que se conoce como la Ley Patriota. Ésta fue extendida cuatro años más por el presidente Obama el 26 de mayo, sin modificación alguna. ¡Qué raro que los medios de comunicación liberales no dijeron nada al respeto! De hecho, el único senador que se resistió de manera importante fue el nuevo senador republicano Rand Paul. ¡Qué sorpresa! Pero no se preocupe, si no le allanan su casa, puede usted estar orgulloso de ser uno de lo que la FBI considera  “lobos solitarios” a favor de la paz. Lo que ellos no saben es que esta manada de lobos está compuesta por millones. Hasta entonces son dos pasos hacia adelante, y un paso hacia atrás....

The views expressed here are those of the author and do not necessarily represent those of the entire War Times project

Francesca Fiorentini is an independent journalist and comedian based in Buenos Aires, Argentina. Before working with War Times she was an editor with Left Turn magazine andWIN: Through Revolutionary Nonviolence, the magazine of the War Resisters League. She writes, produces, and directs the comedy video blog Laugh to Not Cry.  Follow her @franifio

More by Francesca Fiorentini:

Add a Comment

Dear Reader: Please help us keep our comments section a safe space of respectful and healthy dialogue that furthers the work against militarism and toward justice. Comments will be moderated.

Facebook

WT Comments