Cómo defender un sueño

Protestas de junio en contra de Morsi Foto por Ariana Drehsler)
Los Dream 9 (foto por Steve Pavey)
Protestas de Moral Mondays en Norte Carolina
Defensores del Sueño en Florida
Presidente-electo de Iran, Hassan Rouhani
Asentamientos israelis y la pared de apartheid en Jerusalén del Este.
July, 2013

En la primera parte de este resumen de mes especial, en dos entregas, para el artículo número 100 en esta serie, Francesca Fiorentini resume la avalancha de noticias de julio, desde el y las y a los conflictos ardientes en , y . Haciendo énfasis en los crecientes movimientos diversos del 99 por ciento, Francesca sienta las bases para nuestro próximo resumen el mes sobre los cambios vistos desde nuestra primera edición en 2005, para evaluar las luchas contra el militarismo, racismo y la desigualdad en estos momentos peligrosos.

El 99% de las personas del mundo están en movimiento. Aunque increíblemente diversos, estos movimientos se unen alrededor del concepto de la defensa de un sueño: el sueño de la justicia en Florida, de democracia en Egipto, de libertad en Guantánamo, de honor en lugar de prisión para Bradley Manning, Edward Snowden y todos los que denuncian actos ilícitos.  El sueño de los derechos laborales en Detroit, derechos humanos para los indocumentados, y que las vidas de los negros tienen importancia en todos lugares.

¿Pero cómo defender a un sueño? ¿A algo que aún no se ha visto pero que es un destello en el horizonte? ¿Algo intangible pero que nos llama ineludiblemente? En un momento en que los dirigentes del mundo nos llevan hacia la separación, la guerra y el militarismo, los pueblos del mundo alzan pancartas de amor. Quizás es un recordatorio de parte del universo que agosto será el 50 aniversario de la marcha a Washington y el discurso de Martin Luther King Jr., “Yo tengo un sueño”. Un símbolo internacional de justicia y amor, el sueño universal de igualdad y justicia de King aún no se hace realidad, pero sigue valiendo la pena luchar por él.

NO CEDER TERRENO A LA DERECHA

Empeñados en retroceder el reloj en contra del sueño de Dr. King y los avances no sólo del movimiento por los derechos civiles, sino también los derechos de las mujeres y los trabajadores, la derecha ha logrado algunas victorias nefastas este mes. Si en 2010 su estrategia de redefinir zonas electorales floreció por todos los EE.UU. con la toma de legislaturas estatales en el Sur; en 2013 esa estrategia está dando frutos y quitando vidas. Y no ha ocurrido esto sin oposición.

El mes comenzó con una luz verde al quitar los derechos al voto de los pobres y personas de color con la derogación de Sección 4 de la Ley de Derechos al Voto, una legislación para la cual sacrificaron sus vidas muchos activistas del movimiento de derechos civiles. Aunque ahora hay señales que el Departamento de Estado puede tratar de continuar la supervisión de cambios referentes al voto, la decisión de la Corte abrió el camino para que estados como Carolina del Norte aprobaran los proyectos de ley para suprimir el derecho al voto más perjudiciales desde las leyes de Jim Crow. En respuesta, 12 estudiantes del movimiento Forward Together realizaron una protesta  en la oficina del Vocero de la Cámara de Representantes, Thom Tillis, y seis de ellos fueron arrestados. Carolina del Norte también es la sede de Moral Mondays, una respuesta multisectorial que comenzó en abril que ha reunido a miles de personas de Carolina del Norte para protestar los ataques interminables contra los trabajadores y personas de color – y resultó en el arresto de más de 900 de ellos.

El segundo golpe este mes fue la emboscada a la salud de las mujeres al aprobarse en Texas, Carolina del Norte, Ohio y Wisconsin una serie de nuevas restricciones a las leyes sobre el aborto y también más limitaciones al acceso a anticonceptivos y al trabajo de centros de prevención de violaciones sexuales.  Aunque los esfuerzos a favor del derecho a decidir fueron derrotados y voces silenciadas, los activistas siguen luchando contra estas restricciones en el campo legal, y la senadora Wendy Davis— que habló por 13 horas para evitar la aprobación de las restricciones al aborto en Texas — ahora está pensando en postularse para gobernadora.

El tercer golpe fue la aprobación de parte del Senado de S744, la “Ley de Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización de Inmigración de 2013,” que muchas organizaciones a favor de los derechos para inmigrantes consideran un insulto. Si bien establece un supuesto camino hacia la ciudadanía para 11 millones de personas que tomaría décadas, la ley concede rápidamente un enorme aumento de 82 por ciento a la llamada seguridad fronteriza. Se trata, realmente, de la militarización total de la frontera, con un aumento del cien por ciento en agentes guarda fronteras, más helicópteros, barcos, cámaras, detectores de radiación y otros aparatos. Es una bonanza para los contratistas militares que buscan nuevos mercados de guerra tras el retiro de EE.UU. De Irak y (tardíamente) Afganistán. Pero incluso este proyecto para “reforzar la frontera”, como lo han llamado muchos, puede ser muy débil para los republicanos en la Cámara de Representantes, que ahora amenazan con ofrecer alternativas que sólo son policiales.

Pero, incluso así, los activistas jóvenes a favor de los derechos de los inmigrantes no dejan de organizarse. El Dream 9, un grupo de egresados de universidades EE.UU. – seis de los cuales han sido obligados a abandonar el país y tres que se fueron como muestra de solidaridad encabezaron una acción de protesta valiente y poderosa este mes al tratar de volver a entrar al país vestidos en sus trajes de graduación. Y en Illinois, grupos encabezados por jóvenes han realizado acciones afuera de las oficinas de ICE, centros de detención y en actividades para recaudar fundos para poner fin a la represión de inmigrantes. Estos soñadores jóvenes no serán apaciguados por una versión diluida de reforma como la que se está ofreciendo actualmente en Washington.

Luego hubo una señal que la gente común sigue cargando el peso de los fracasos de Wall Street, al anunciarse la bancarrota de Detroit que recortará las pequeñas pensiones de más de 21 mil trabajadores públicos en un 83 porciento. Los sindicatos están recusando esto en el campo legal, y han apelado directamente al gobierno de Obama pidiendo una subvención para la población de la ciudad, considerando que se entregaron $82 mil millones de dólares de los contribuyentes a las mismas compañías automovilísticas que los han abandonado. Jóvenes de Next Wave de AFSME también se han manifestado en contra de los planes de austeridad anti trabajador del gobernador de Michigan Rick Snyder y su administrador de emergencia que fue designado de manera antidemocrática Keyvn Orr. Como se desarrolla el proceso de bancarrota y la resistencia popular que puede organizarse serán críticos para casos futuros de gobiernos estatales que hacen que los trabajadores paguen el precio de los desastres del capitalismo.

#BLACKLIVESMATTER

Pero fue la absolución de George Zimmerman por el asesinato de un joven de 17 años desarmado, Trayvon Martin— con la ayuda de las leyes y “Stand Your Ground” (Defiéndete) de la Asociación Nacional de Rifles (NRA) — que desnudó completamente la falta de respeto para las vidas negras, tema central de la cruzada derechista actual.  Con el trasfondo de tantos nuevos ataques a comunidades negras en todo el país, el veredicto fue un golpe fuerte a los avances de las décadas de 1950 y 1960. De repente, el país fue transportado otra vez al año 1955 cuando dos hombres blancos fueron absueltos por el asesinato de Emmett Till, de 14 años, por el “delito” de hablar con una mujer blanca. De manera muy semejante, el “delito” de Trayvon fue caminar por un vecindario blanco con dulces y una soda.

Si el asesinato de Till fue símbolo de la injusticia durante Jim Crow, a los 60 años, el asesinato de Trayvon es símbolo de la injusticia racial que sigue sufriendo la juventud negra por medio de la represión policial y un sistema judicial quebrado. Pero de las cenizas de demonización de los jóvenes afroamericanos en el juicio de Zimmerman, ha surgido un nuevo movimiento de líderes jóvenes negros y latinos. Llamándose los Defensores del Sueño, este movimiento creciente de floridanos incluye una ocupación constante del capitolio del estado desde el 15 de julio. Ellos demandan que el Gobernador Rick Scott derogue la ley “Stand Your Ground” (Defiéndete) y que aprueba la Ley de Derechos Civiles Trayvon Martin. Con cada vez más fuerza y apoyo en todo el país, los Defensores del Sueño han inspirado un movimiento nuevo y necesario a favor de los derechos civiles, impulsados por la idea radical que inspiró a sus antecesores: Black lives matter.

El veredicto también provocó – en la opinión de esta autora – las palabras más significativas que han salido de la boca del presidente en sus cinco años de gobierno. Identificándose con Trayvon Martin, Obama habló sobre la hostilidad del racismo cotidiano y de la rabia de la comunidad negra cuando temas de raza no se ponen en el contexto de la “desigualdad racial” histórica – también conocido como esclavitud y supremacía blanca.

¿PASITOS HACIA LA DIPLOMACIA?

Donde la derecha si se ha visto de momento frustrada es en su búsqueda de más guerras y mayor militarismo. Los legisladores y expertos derechistas están ansiosos por desatar en cada oportunidad los “sabuesos infernales”, y por lo tanto hasta las pequeñas derrotas para ellos significan salvar vidas. Este mes han habido señas de mayor reflexión sobre las acciones militares de lo que hemos visto hace una década, fisuras entre formuladores de política en la élite y un giro hacia la diplomacia real.

En un acto alentador de parte de la Cámara de Representantes, 131 legisladores firmaron una declaración que instaba a la Casa Blanca a comprometerse a negociaciones con Irán. El Congreso percibió la importancia de las elecciones recientes del país, y la llegada a la presidencia del moderado Hassan Rouhani. Su actitud es un cambio crítico de los días del guerrerismo durante las elecciones presidenciales hace apenas un año, cuando Romney y los guerreristas de derecha babeaban por “defender el honor de Israel” al comenzar una guerra nuclear.

Todo esto no le complace a Netanyahu de Israel. El primer ministro otra vez está insistiendo con el disco rayado de “Por qué los EE.UU. debe bombardear a Irán para que todos se olviden de la limpieza étnica en Palestina”. Si la elección de parte de los iraníes de un moderado no fuese suficiente, la Unión Europea les tiró una camionada de agua fría a la derecha israelí al acordar la prohibición para sus 28 estados miembros de financiar o colaborar con entidades más allá de las fronteras de 1967, limitando becas, concesiones para investigación y premios. Es de suma importancia este tipo de decisión en momentos en que Israel parece estar aprobando a la velocidad de la luz nuevos asentamientos en Jerusalén del Este.

Mientras tanto, el secretario de estado John Kerry orgullosamente anunció la reanudación de pláticas de paz entre la Autoridad Palestina y el gobierno israelí. Pero considerando el hecho que éstas se basan en las mismas condiciones desiguales de 21 años de negociaciones fracasadas y que son auspiciados por Washington bajo la atención de Martin Indyk, que antes hacía cabildeo en Washington para AIPAC, es de esperar que éstas también fracasarán.

¿QUIÉN QUEDA EN SIRIA PARA SOÑAR? 

Con más de 100 mil muertos y unos 6 mil refugiados al día, sigue agudizándose la crisis humanitaria en Siria. Las fuerzas de la oposición están cada vez más divididas – los yihadistas suní han cobrado más fuerza – y la Coalición Nacional Siria no ha logrado ganar legitimidad. Mientras tanto sigue la ocupación sangrienta de ciudades por rebeldes y las fuerzas de Assad. Aunque comenzó como una lucha popular no violenta en contra de un régimen autoritario corrupto, la revolución torcida hace que uno ahora se pregunte: ¿quién quedará en Siria para soñar? Muchos de los medios de comunicación quieren pintar al conflicto de como una lucha sectaria entre suní y chitas, otros advierten que no hay que simplificar y nos recuerdan que la guerra en Siria es ante todo, una guerra política. Como lo expresa Marwa Daoudy, “el camino para avanzar está en la desmilitarización, en la ‘de-sectarización’ tanto de la narrativa como de las prácticas”. NO se encuentra en armar a los rebeldes, en ataques dirigidos, ni en el establecimiento de zonas libres de vuelos, ni otras alternativas multimillonarios sin garantía de éxito sobre los cuales se expresó el Jefe del Estado Mayor General Martin Dempsey ante el Comité del Senado para las Fuerzas Armadas este mes. Fue un llamado a la realidad para guerreristas como el Senador John McCain que han estado insistiendo que la participación de EE.UU. en otra guerra en el medio oriente es de alguna manera una buena idea.

La carta aleccionadora de Dempsey muestra la madurez política (en relación a hace 10 años) de analizar antes de saltar a la guerra, y ha apaciguado temporalmente los gritos de los guerreristas. Hay también señas alentadoras que Obama ha tenido renuencia correcta y preocupaciones sobre los efectos legales de la participación de EE.UU. en Siria, a pesar de seguir adelante con planes para armar a los rebeldes. Pero en la medida que se revela la participación de más elementos islámicos radicales en la resistencia siria, hasta estos planes están quedando inciertos. Los comandantes británicos advirtieron al gobierno de Cameron de no enviar armas y Francia ha afirmado que se abstendrá de hacerlo hasta estar seguro que ese acto no fortalecería a los elementos más radicales. ¿Será que algunos diplomáticos al fin están aprendiendo de las lecciones de la historia?

CAMBIOS A LA “GUERRA CONTRA EL TERROR” 

Estos rayos de luz no implican que Washington realmente haya superado su mentalidad de “guerra contra el terror”. Simplemente le está haciendo ajustes. Quedan cuatro emblemas fuertes de esa guerra: Guantánamo, Afganistán, asesinatos con aviones teledirigidos, y la guerra contra los que denuncia actos ilícitos.

Sobre Afganistán y los ataques de aviones teledirigidos, han pasado un par de cosas. Conversaciones de paz entre los militares EE.UU., el gobierno de Karzai y el Talibán parecen avanzar a pesar de contratiempos. La analista Phyllis Bennis afirma que Washington puede estar considerando que la fecha de vencimiento del acuerdo de inmunidad en diciembre de 2014 — cuando los 68 mil tropas que quedan ya no estarán por encima de las leyes afganas — como un ímpetu ineludible para el retiro total. Las conversaciones encabezadas por los afganos también cuentan con el apoyo de Pakistán, un país que ha tenido un respiro de los ataques de aviones teledirigidos de la CIA después de la presión ejercida de parte del público y hasta de militares hacia autoridades paquistaníes y estadounidenses para poner fin a esos ataques.

No ha habido ningún respiro para los 166 hombres que languidecen en Guantánamo. A pesar del “compromiso renovado” de Obama para cerrar la prisión, la falta de disposición política y dirigencia del gobierno fue demostrado por la ausencia de la Casa Blanca en una audiencia reciente del Senado sobre la prisión – ¡la primera a realizarse en nueve años! Por lo menos 120 reos siguen en una huelga de hambre que comenzó en febrero, y se les está alimentando a la fuerza a 45 de ellos. Todo esto a pesar de que 86 yemeníes se les dio el buen visto para la liberación en mayo, lo que esperamos sea el enfoque de las reuniones actuales entre Obama y el presidente yemení, Abdo Rabby Mansour Hadi.

El último vestigio de la guerra sin fin también es su primera baja: la verdad. Bradley Manning fue absuelto de “ayudar al enemigo” pero todavía enfrenta una condena de 100 años en la prisión por exponer los secretos sucios de la política exterior y las guerras de Washington. El destino de Manning afecta mucho al del ex contratista de inteligencia Edward Snowden que ha estado desterrado y encerrado en un aeropuerto en Moscú durante todo el mes de julio. Después alegar que no tenía mucho interés en arrestar a Snowden, el gobierno de Obama hizo todo lo que pudo menos capturar al hombre que corrió la cortina para destapar el enorme programa de espionaje de la NSA. Por ejemplo, presionó a los países europeos — los mismos países blancos de espionaje de la NSA — para que no permitieran que el avión del presidente boliviano Evo Morales pasara por su espacio aéreo, y apeló a Putin asegurando que si fuera extraditado, Snowden no sería torturado ni ejecutado. Todo esto dejó evidente el papel vergonzoso de los Estados Unidos como policía mundial medio histérico.

Por suerte para Snowden, quien afirmó que su temor mayor era que la información revelada no fuera escuchada, los congresistas progresistas y los que se inclinan hacia lo libertario están firmes con un concepto: protección de la privacidad. En un voto muy cercano, la Cámara de Representantes faltó apenas 12 votos a favor para aprobar un proyecto que habría quitado los fondos del programa de NSA que recopila amplia información sobre las llamadas telefónicas de los estadounidenses. La parte más notable del voto fue lo que Glenn Greenwald analizó de manera tan mordaz: la coincidencia de demócratas establecidos y líderes republicanos en defensa del espionaje de NSA, lo que expone “el liderazgo del establecimiento en decadencia de ambos partidos políticos cuyos intereses se alinean con el gran grupo de poder permanente en Washington y con la industria privada que es dueña de él y que lo controla”. Para nosotros que estamos en la izquierda y buscamos poner fin a estas prácticas del “Hermano Mayor”, será crítico explotar esta fisura en el congreso.

SUEÑOS EGIPCIOS

Comenzó y se finalizó julio con los ojos puestos en Egipto. Primero con un gran levantamiento popular y luego con el golpe militar contra el presidente Mohamed Morsi. Esto fue seguido por la represión militar a la Hermandad Musulmana que se rehusó a negociar hasta que se volviera a instalar a su líder en el poder. Y, por último, terminó con días sangrientos cuando la policía empezó a abrir fuego contra los que apoyaban a Morsi, asesinando a unas 80 personas. Otra vez, el llamado de muchos egipcios a favor de la verdadera democracia parece haber quedado aplastado porque los militares y los medios de comunicación aumentan las divisiones al enfocarse en las organizaciones políticas islámicas. Algunos egipcios siguen tratando de crear espacio para una “tercera plaza—que se opone a la presidencia de Morsi a la vez que se opone al regreso de un régimen militar represivo encabezado por los mismos oficiales que sostuvieron durante 30 años al régimen de Mubarak. En los meses futuros quedará por definirse la situación en ese país.

Que los militares egipcios estén en el poder significa que EE.UU. ineludiblemente tendrá más poder en ese país, considerando que Estados Unidos les ha seguido entregando $1.3 mil millones en ayuda militar. El gobierno de Obama sí detuvo el envío de 20 cazabombarderos F-16, lo que significa que Washington está pensando un poco antes de ofrecerles ayuda incondicional. Ahora, con la guerra desatada contra la Hermandad Musulmana y otros grupos islámicos de parte del General egipcio Abdel Fattah al-Sisi EE.UU. hizo un llamado al gobierno interino a bajar las tensiones pero la ayuda les sigue llegando.

Los sueños de los egipcios, cuya revolución inspiró a tantos movimientos en todo el mundo, siguen intactos. Interrumpidos, quizás intangibles aún, pero en algún lugar en el horizonte.

The views expressed here are those of the author and do not necessarily represent those of the entire War Times project

Add a Comment

Dear Reader: Please help us keep our comments section a safe space of respectful and healthy dialogue that furthers the work against militarism and toward justice. Comments will be moderated.

Facebook

WT Comments